Listado de películas por orden alfabético

En este link podréis encontrar las películas por orden, y más adelante por géneros y temas. Si seguís teniendo problemas para enviar los comentarios, podréis hacerlo enviando un correo a esta dirección: pirumod666@hotmail.com, indicando en el asunto del mensaje la palabra BLOG y la película que queréis postear. Actualmente hay 114 películas comentadas. En este link encontraréis el meme Escenas para recordar Tal vez os interesen mis colaboraciones en Ponte Cine Aquéllos comentarios que ostenten un contenido manifiestamente ofensivo, injurioso o discriminatorio, así como contrarios a lo previsto en la legislación aplicable, serán eliminados lo antes posible.

domingo, 3 de julio de 2011

Harry el sucio (Dirty Harry)




" Me llaman Harry el sucio porque siempre me encargan el trabajo sucio "



En el año 1971 se nos presentó uno de los personajes que iban a marcar, no sólo la década, sino la Historia del cine desde ese momento, generando a su alrededor toda una parafernalia de iconos y modas que llegaría hasta nuestros días sin perder un ápice de fuerza, hablamos claro de Harry Callahan, más conocido como Harry el sucio. Son los años 70, en los que el género de acción y el negro se entremezclan hasta hacerse indistinguibles, se modernizan y nos regalan auténticos clásicos del género como La gran estafa (de la que hablaremos más adelante), Los tres días del Cóndor, French Connection, Todos los hombres del presidente y recordemos también que en los 3 años anteriores se pudieron visionar en las salas de cine clásicos como Bullit o A quemarropa.

Si en los años anteriores hablábamos de una corriente más pacifista, con pocas escenas de violencia y las que había se filmaban de una manera muy light, ahora tomará protagonismo el ojo por ojo, las enfervorecidas persecuciones, los tiroteos y mucha sangre. La violencia será absolutamente explícita, se ha acabado con la censura de los años 40 o 50 y veremos muerto hasta el apuntador. Hay que pensar también que son unos años muy convulsos para los EEUU en los que Kennedy y Martin Luther King no solo serán asesinados, sino que se comentará muy seriamente la participación de altos estamentos del Estado en sus ejecuciones, lo que genera un recelo al Estado y un sistema jurídico corrupto e inoperante. Sin duda el cine negro que veremos a continuación será un fiel reflejo de la realidad.

En este estado de ánimos aparecerá un director característico de las películas de suspense y thriller, como resultado de sus años como montajista, así como de ser casi fetiche para Clint Eastwood, hablamos de Don Siegel: ambos coincidirán en Dos mulas y una mujer, Harry el sucio, Fuga de Alcatraz, etc.

La historia se desarrollará en San Francisco, donde el asesino en serie Scorpio se dedicará a sembrar el terror de diversas formas y poner en jaque al departamento de policía. En concreto al detective Harry Callahan, tornándose el enfrentamiento como algo casi personal que les llevará a un cara a cara de dimensiones inusitadas. Conoceremos a un policía directo que utiliza unos métodos bastante peculiares y en no pocas ocasiones alejados de los procedimientos legales ordinarios. Será el cúlmen y la imagen a imitar de todos los héroes de "dispara primero y pregunta después". Fue tal el éxito recibido que dió lugar a otras 4 secuelas con el detective Harry Callahan como protagonista.

En esta película especialmente se planteará un debate interesante y, en mi opinión, erróneamente resuelto. El debate es, como siempre, bastante cercano a la justificación de los medios por el fin, es decir: para salvar a la chica secuestrada Harry no duda en utilizar una violencia exrema contra Scorpio, el sádico psicópata, a causa de la cual el sistema legal le dejará de nuevo en la calle. Incluso Scorpio se aprovechará de ésta situación para autoinflingirse heridas que hagan parecer a Callahan un policía violento (cosa que por otro lado es).
Pienso que el debate está mal resuelto en la película por la conclusión a la que lleva y los términos en los que lo plantea: la chica estaba muerta, el piscópata se burla del sistema legal previsto y Harry se ve obligado a actuar por su cuenta para acabar amparándose en la legítima defensa (sí, estamos ante un tipo duro que apaliza a los malos, pero tampoco le vamos a dotar de elementos parafascistas innecesarios).
Pienso que la conclusión es errónea porque se ampara en el caso concreto que nos relata la película, ficticio, y susceptible de ser manejado por las reglas que idea el director a lo largo de la trama.
Esto nos lleva a un terreno variable que nos obliga a aplaudir la actitud de Callahan para salvar a los niños y exterminar al psicópata. Es un precedente peligroso y perverso que viene a saltarse las garantías del detenido en pos de un fin, supuestamente positivo pero no tiene por qué serlo. En la ficción el blanco y el negro están claramente delimitados, como en la película, pero si intentáis pensar en casos similares en la realidad, posiblemente los resultados no sean tan positivos. Sin ir más lejos, es un conflicto perfectamente representado en la película Estado de sitio, con un Bruce Willis patriota que sale con los tanques a las calles de Nueva York para luchar contra el terrorismo integrista.

El personaje de Scorpio, además, está inspirado en el asesino del Zodiaco, que por aquellos años hizo de la suyas en San Francisco y alrededores, pero jamás fue apresado (si os interesa podéis ver la película Zodiac, que cuenta ésta historia a la perfección).

Por último, decir que es una cinta muy entretenida, de gran acción y un ritmo que en todo momento es ascendente. Creo que no decepciona, no vende más ni menos de lo que es, y da ese tipo de espectador lo que quiere ver. Merece la pena verla porque es la primera, a partir de ahí si te enganchas al personaje o a ese tipo de historia-acción entonces tienes otras 4 pelis detrás para saciar tu sed de Harry, y en caso contrario no serán otra cosa que más de lo mismo.

68 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la crítica, y que hayas puesto la película en relación con el momento político en el que se encontraba cuando se estrenó.
    A mi Harry el Sucio me gusta mucho, pero la verdad es que a mi me encanta este tipo de cine: es muy entretenida, rápida, hay un montón de acción, un personaje carismático. La actuación de Clint está muy bien...

    La peli está hecha para que te posiciones a favor de que el fin realmente justifica los medios, como muchas otras películas en las que el poli se pasa de la raya para atrapar a un malhechor (fijate que yo jugando al LA noire pensaba todo el rato: uff hoy en día estas pruebas serían inválidas jaja). Yo la verdad es que cuando veo Harry el Sucio no pienso en eso, ni siquiera me lo había planteado antes, está muy bien tu reflexión. Pero a pesar de que alguien se posicione con el personaje de Harry en el momento de ver la peli y quiera que se cargue cuanto antes y sea como sea a Scorpio, yo pienso que en la vida real se pensaría dos veces si realmente eso se puede/debe hacer asi. No sé si me he explicado bien o me he ido por las ramas!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por comentar anita! :) me alegro de que te haya gustado la crítica, lo cierto es que me ha costado bastante meterme con ella. En realidad es un tipo de cine que difícilmente te puede desagradar porque es muy frenético, te engancha rápido, salvo que sea un género que no te interese nada. El problema que tiene es que su mensaje es fácilmente manipulable.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto que el actor que interpreta a Scorpio es el hijo de James Cagney

    ResponderEliminar
  4. A mí también me gusta mucho Harry El Sucio pero es cierto que su mensaje (y el de tantísimas otras pelis) es el de "todo vale si eres el bueno".

    Si uno se para a contar, en estas películas mata a más gente y da más palizas el "bueno" que el "malo".

    No sabía que el actor que interpreta a Scorpio es el hijo de James Cagney...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Guionista! espero que todo vaya sobre ruedas, muchas gracias por contestar. A mí también me entusiasman los Harrys, sobre todo el cine de acción con cierta calidad, porque hay mucho sub-producto en este género, pero Harry siempre la ha tenido.
    El mensaje no deja de ser un tanto reprobable, y por eso lo he querido señalar, pero tampoco le doy más importancia de la que tiene.
    A mí me ha costado dar con él, pero no dejaba de comerme la cabeza con eso de que la cara de Scorpio me sonaba a alguien... jeje

    un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. No tenía ni idea!! Jaja qué cosas...

    ResponderEliminar
  7. Buenas Piru

    De la serie de películas del binomio Siegel-Eastwood me quedo con "La fuga de Alcatraz", sin duda la mejor de la prolífica colaboración entre actor y director. Eso sí nadie como Eastwood para interpretar al duro, deslenguado y violento inspector Callaghan. Curiosamente, Clint llegó al papel solo cuando otros actores como Burt Lancaster, Steve McQueen y Paul Newman lo rechazaron (incluso llegó a hablarse con ¡¡¡Frank Sinatra!!!). Y la primera elección de Siegel para el papel de Scorpio también fue sorprendente, pues quiso contratar a Audie Murphy, un heroe de la II GM especializado en papeles de "buenazo". Pero Murphy murió en accidente aereo antes de que llegara a aceptar el papel, por lo que este recayó sobre Andrew Robinson, que hace una muy buena interpretación, por cierto.

    Y por supuesto, esta película nos legó una de esas frases inmortales de la historia del cine

    "Anda, alegramé el dia"

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu reflexión Herr Kleist, lo cierto es que la película está plagada de frases y momentos míticos, muy al estilo de El sargento de hierro. La verdad es que es Clint en estado puro.
    También está rodeada de numerosas paradojas, además de las que apuntas: por ejemplo, Frank Sinatra no interpretó el papel porque tuvo un esguince de muñeca que le impedía sujetar la Magnum 44. Sin duda el papel era para Clint.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo la polémica que se produjo con esta película. Eastwood dijo que hablaba "sobre los derechos de las víctimas" pero es algo maniquea en escenas como cuando Harry maltrata a Scorpio (basado como bien dices en Zodiac) la cámara inicia entonces una elipsis ocultándolo, la brutalidad del policía tendria que ser explícita y el espectador que sacara sus conclusiones. De Siegel-Eastwood prefiero "Dos mulas y una mujer" curioso título para "Two mules for Sister Sara". Muy buena tu crítica sobre "Las ratas del desierto". Borgo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Miguel, me alegro mucho que disfrutaras con la crítica de las ratas. En este caso también estoy contigo, la película peca de maniqueismo al no mostrar toda la crudeza de las dos discusiones.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. La peli la vi de chico y casi no recuerdo mucho, le debo un nuevo visionado, aunque tengo presente que Harry el sucio es ya un personaje clásico del cine universal.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Gracias por comentar Daniel:

    Sin duda Harry se ha convertido en un auténtico icono norteamericano.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. El actor que hace de Scorpio era en realidad un pacifista incapaz de matar una mosca, y parece que a Siegel le sacaba de quicio como se hacía en los pantalones cada vez que filmaba la escena de matar a alguien, porque había que rodar cien veces hasta que le salía. (Eso no impidio que hasta amenazas de muerte le mandaran después del estreno de lo bien que hizo el papel: tuvo que desaparecer por una temporadita) Personalmente creo que el filme no es más manipulador que Los Intocables de De Palma que sí defiende de un modo mucho más fascista el "aquí se vale de todo" lo que pasa es que la mano del director se nota un poco más, que es en donde radica la falla. En última instancia todos los filmes son así. (D`Artagnan no es mejor ni peor que Rochefort, pero el director se asegura que nos caiga más simpático. En Khartoum Gordon no es mejor ni peor que el Mhadi pero nos cae mejor...por manipulación del director. Long John Silver es un canalla pero nos encanta, y así sucesivamente) Lo que pasa es que aquí se ve más el plumero.

    Sólo eso.

    Es una antítesis interesante comparar los filmes en que los protagonistas no son diferentes en lo absoluto pero eso se hace adrede porque forma parte de las reglas del juego. Por ejemplo en "Waterloo" Napoléon no es muy diferente en el fondo de Wellington (Ecepto en ambición y personalidad) pero los dos conocen las duras reglas del juego y se atienen a ellas, "sin rencor" curiosamente no se odian aunque rivalizen literalmente a muerte el uno con el otro. En Master And Commander Aubrey es igual en todo al capitán de Acheron pero eso también forma parte del juego y no parece que ninguno le tenga rabia al otro. (Digo esto porque materialmente no conocemos al capitán del Acheron, pero nos imaginamos que es igualito a Crowe) En Caza Salvaje tanto el polícia montada canadiense como su hombre no se odian. Aunque juegen el juego de la persecución a muerte, hasta las últimas consecuencias, curiosamente lo hacen según el mismo principio de "conocemos las reglas y nos atenemos a ellas: sin rencor" a pesar de que materialmente no hay civilización alguna en la plena tundra que les sirve de tablero de juego.

    (Te recomendaría comentar Caza Salvaje después de Dirty Harry porque es un curioso pastiche de western con negro). En todos estos casos el truco de la película esta precisamente en que los dos enemigos no sean tan distintos entre sí. A pesar de que se considera que el heroe debe ser muy distinto al villano para que la película funcione son muchos los excelentes filmes en que eso no se cumple y la calidad sobra.

    En Punto de Quiebra incluso son amigos. (Quizá ese sea el planteaminto más interesante de un negro: que el inspector y el criminal sean amigos. Lo que le da otra dimensión. Por desgracia esta subutilizado).

    En mi opinión el caso más interesante que ha logrado el negro sobre el debate de "el fin justifica los medios" es Batman el Caballero Oscuro. Con 4 personajes diferentísimos entre sí y 4 actorazos: un Bale como el Batman que aparece aquí como una especie de mercenario, un Ledger que rivaliza con Nicholson en su mismo legendario papel, como un villano tan terriblemente malo-malísimo que con tal de acabar con él pues "se vale de todo" un Eckhart que es el fiscal-honorable-mesías que se convierte en mounstro y un Oldman olvidado en su papel de Comisionado Fierro que representa al bueno impotente para cambiar la porquería. (¡Oldman haciendo de bueno! el mundo al réves).

    Otra variente del negro en que los protagonistas no son diferentes es Kill Bill donde los duelistas son muy parecidos entre sí, y aunque el tema es precisamente la venganza pues parece regir una muy curiosa variante del "sin rencor: estas son las reglas".

    ResponderEliminar
  14. No te cuento el final de Caza salvaje porque sería un spolier imperdonable pero cómparalo con el final de Harry el Sucio. Te interesará. (Y puedes creerme: te lo digo en serio).

    ResponderEliminar
  15. Gracias por comentar de nuevo Sporados, me alegra verte por aquí: también discutimos el tema de De Palma con Los Intocables sobre su tufillo a cinta fascista, y lo cierto es que puede ser que tengas razón. Aunque en aquél entonces creo que se ufe demasiado duro con la cinta. En cualquier caso, estoy de acuerdo en que se le puede achacar lo mismo que a Harry, sería injusto e irreal negarlo.

    No conocía Caza Salvaje, intentaré descargarla y comentarla. Es interesante lo que comentas sobre los héroes y sus némesis, es cierto que suelen ser más parecidos de lo que aparenta la película, y es una buena técnica para dotarle incluso de un mayor morbo a la historia, aunque no creo que sea el caso de Harry el sucio la verdad.
    Me encantó El caballero oscuro, sería interesante comentarla, aunque creo que me iría un poco del tema del blog. Lo cierto es que ese ha sido el eterno debate de Batman (como personaje de ficción) incluso sobre si su mera presencia ha motivo la existencia de más supervillanos. El único "pero" que tiene la peli, y es una minucia, es que debería titularse "Gordon contra Joker", por el protagonismo de ambos dos.

    Personalmente lo que no me gusta es que el director trampee y cambie las reglas del juego a su gusto. Por ejemplo para salvar al bueno. Por eso me gustan mucho las series estilo Los Soprano, Deadwood o The wire, porque si sus personajes traicionan las reglas del juego acaban muertos, como en la vida. No importa lo importantes o favoritos que sean para la audiencia. Eso es admirable.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  16. Para mí el hombre que mató a liberty valance es mucho más cercano al debate de "vale todo".

    El caballero oscuro NO es cómic; es una mezcla de cine negro con tragedia griega así que no pega para nada fuera del tema de la página.

    Sobre lo de comparar el final de Caza Salvaje con el de Harry el Sucio... no esta nada mal el consejito. Interesante. Una buena muestra de cómo conseguir el efecto de "el inspector no es tan diferente del criminal" de un modo muy distinto al de Harry. La broma es pesada pero esta bien pensada je je...

    Sobre lo de los personajes que si traicionan las reglas están muertos, pues alguna vez se ha visto en la vida real como sacrificio voluntario, otras como venganza póstuma.

    En el bélico tenemos un buen caso en El Cid donde Heston paga literalmente con la vida lo que hace, pero no le importa porque al mismo tiempo que les hace la puñeta a sus enemigos sabe que se recordará su sacrificio; en el caso de Ruy de Vivar se cumplen los dos objetivos; el sacrificio por la causa y la venganza. (No lo considero Spoiler porque todo el mundo conoce el final de la película desde antes de verla).

    ResponderEliminar
  17. Rebecca, gracias por comentar:

    El hombre que mató a Liberty...es otro buen ejemplo, algo más descafeinado que el Harry el sucio de Clint Eastwood, y como clásico del western será comentado a su tiempo.
    En cuanto a El caballero... creo que la trilogía de Nolan si ha triunfado de esta manera es precisamente porque ha acogido argumentos y desarrollos de los cómics, lo cual no me parece algo negativo para nada. En ese sentido para mí sí son cómics, como algo positivo, además de ser una historia negra a más no poder.

    No creo que debas preocuparte por un posible Spoiler porque no deja de ser un hecho histórico. También me gustaría comentar El Cid en un futuro.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  18. Sobre Caza Salvaje una advertencia: esta un peldaño por debajo de Harry el Sucio. Es un film correcto, sin mucho presupuesto ni ambición de hacer algo más que un buen trabajo a secas. Es curioso cómo estas películas suelen salir a veces mejor que las super-producciones...pero no ser más recordadas.

    En 1981 ya se notaba la crisis ecónomica que vivía el cine, así que se limitaron a poner bellos escenarios naturales a lo Jeremías Johnson para paliar la falta de dinero, y a reinventar la pareja Lee Marvin-Charles Bronson (y es curioso que el nombre de Bronson saliera primero que el de Marvin a pesar de que en los 12 del patíbulo salía mucho después) para taquilla. Te lo digo para que estés advertido de lo que vas a ver, no sea que luego te decepcione. O no te parezca lo bastante bueno porque esperabas algo mejor.

    Eso sí: como vuelta de tuerca a "el polícia montado siempre captura a su hombre" y demostración de cómo demostrar que el poli no es tan diferente del fugitivo pero con un final totalemente distinto al de Harry el Sucio, pues sí...esta bien elegido, y es un tema muy interesante para debatir entre aficionados al cine.

    "La broma es pesada pero esta bien pensada".


    je je je.

    ResponderEliminar
  19. Todos los directores manipulan de un modo u otro al espectador: es que literalmente ese es su oficio. Y no es que este mal, el problema es que se note. En ese sentido concuerdo conque De Palma es más habil en "desaparecer" que Siegel.

    Aunque sea más manipulador, digamos que es más "invisible" no se siente ni se ve su mano metida en toda la película.

    Polanski es también tremendamente manipulador, en pero se pone más en evidencia al hacer hablar a sus personajes. No tanto en la construccion de la historia.

    Ahora, para manipuladores de aúpa creo que los despachos de fútbol les darían clase y media a los directores de cine. Me gustaría ver a Polanski haciendo una película sobre Enrique Cerezo y su negación psicótica:

    A. "El Kun no esta en venta"

    B. "Y si lo estuviera no se iría al Madrid"

    C. "Y si se va al Madrid, mala suerte".

    Sobre lo del final de Caza Salvaje comparado con el final de Harry el Sucio...pues sí, la broma es pesada pero esta bien pensada. Sólo por eso ya vale la pena ver la película.

    Otro detalle: en la producción Albert S. Ruddy (El Padrino) y Raymond Chow con su Golden Harvest (descubridor para la gran pantalla de Bruce Lee, al que antes de rodar su primera película “Karate a muerte en Bangkok” , predijo que le iba a convertir en estrella), dirigida por Peter Hunt, director y editor en varios James Bond, escrita por Michael Grais y Mark Víctor (“Kojak”, “Baretta”, “Starky y Hutch”, “Poltergeist” entre otras) y con un Carl Weathers en el papel del colega de Marvin, “Sundog “George Washington Lincoln Brown (casi nada el nombrecito), Ed Lauter como el trampero desaprensivo y vengativo, y ambientada en los territorios del Yukon en 1931 (en plena “Depresión”) y rodada en Canadá y Nuevo México. Interesante como historial.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo gracias por el comentario y la advertencia, lo tendré en cuenta a la hora de analizar la peli. En cualquier caso Don Siegel es mucho Siegle, y Clint a otro nivel que Bronson con todos los respetos. Algo me olía.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  21. Ilse Nastase, gracias por tu nueva visita, aunque no estoy del todo de acuerdo en que todo cineasta sea un manipulador, sí es cierto que unos lo hacen mejor que otros. Por ejemplo, disfruto con las películas de David Mammet, uno de los más grandes estafadores al espectador (entiéndase en qué sentido lo digo).

    Lo del Sr Cerezo es de chiste, todavía no se si es tonto o se lo hace.

    No están nada mal las referencias que nos aportas, veremos qué ocurre.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  22. Que buenos comentarios se destilan por aquí. Yo siendo fan acérrimo de Eastwood y Siegel he de reconocer que se me atasca las pelis de Callahan, el maniqueismo que se comenta por ejemplo, y las sucesivas secuelas que bajaban de nivel. Me encanta como meten esta peli en Zodiac. Eso si las frases lapidarias de Callahan son geniales: "Alégrame el día!!

    ResponderEliminar
  23. Es muy interesante lo que comentáis de “Harry el sucio”, una de las mejores películas de Siegel y un clásico tardío de lo que todavía se puede llamar cine negro. La polémica sobre si es una película reaccionaria me hace recordar lo interesado y contradictorio de las opiniones de muchos críticos, que sostienen que una película es buena o mala independientemente de la ideología implícita en ella, pero luego corren a justificar las películas que a ellos les gustan. Por ejemplo, hay quien dice que Siegel muestra la violencia del policía en toda su crudeza, y de este modo la critica sin necesidad de mensajes añadidos. Yo creo que “Harry el sucio”, siendo, básicamente, cine de acción, es al mismo tiempo una película compleja en la que hay sitio para mostrar la indefensión de las víctimas y también los excesos del policía, esto último concretamente en la magistral secuencia del estadio, en la que yo diría que sí puede haber un cuestionamiento de lo que está haciendo Callahan. Por lo demás, estoy de acuerdo en que la película que busca, tal vez no exactamente un posicionamiento, pero sí una implicación emocional por parte del espectador.
    En cuanto a la falsedad de algunas críticas, recuerdo un artículo delirante de Javier Coma en la revista “Dirigido…” en el que defendía ideológicamente una película de aventuras coloniales tan impresentable ideológicamente (y tan buena desde un punto de vista cinematográfico) como “La jungla en armas”, con el argumento de que en ella se defiende el colonialismo norteamericano en Filipinas porque sirve para evitar otros colonialismos peores, argumento que se desmonta por sí solo y que ha servido para justificar un montón de males que todos conocemos. Coma también sostiene que el cine de John Ford, uno de sus directores favoritos y al que ha dedicado análisis muy interesantes, es fundamentalmente antimilitarista, algo cuanto menos discutible. Yo creo que Ford muestra el ejército del mismo modo que Weir en “Master and Commander”, con sus luces y sus sombras y sin tomar partido de manera explícita. Por otro lado, su simpatía hacia los personajes que interpretan Wayne o McLaglen es demasiado evidente para que se pueda hablar de antimilitarismo: si acaso cuestionamiento de algunos aspectos de ese mundo hacia el que, por otro lado, siente un claro afecto.

    ResponderEliminar
  24. (disculpa el comentario kilométrico...)

    ResponderEliminar
  25. Gracias por comentar Pretoriano, sin duda de lo mejor de la serie es el propio Clint con sus frases míticas. Un poco al estilo de El Sargento de Hierro que toda frase del quión merece ser recordada.
    La saga baja muchísimo el nivel.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  26. Antonio, muchas gracias por tomarte un tiempo para comentar, para nada te disculpes cuando nos regalas reflexiones tan interesantes.
    Sin duda es una película con más aristas de lo que suele acostumbrarnos el cine de acción, como tu bien apuntas, aunque no creo que haga mucho por mostrarnos los excesos del policía. En esa magnífica escena que recuerdas del campo de fútbol la cámara va alejándose poco a poco sin mostrarnos a Harry en su salsa, pero en cambio no se corta con Scorpio en ningún momento. Incluso salen algunos desnudos integrales, como el de la chica muerta (ojo que nos encontramos en los 70). Evidentemente es el truco para posicionarnos con Callahan y desear la muerte de Scorpio, aunque pensándolo bien creo que este efecto se consigue mucho más con Seven. Sería otro buen ejemplo para analizar.
    En cuanto a las críticas, poco que añadir a lo que ya comentas: muchas veces posiblemente olvidamos que los críticos de cine son ante todo espectadores, como nostros. Y nos dejamos influir por ellos incluso cuando no estamos de acuerdo en sus afirmaciones. Ellos mismos llegan a olvidarse de que son meros espectadores, perdiendo la objetividad. Personalmente disfruto mucho leyendo a Miguel Juan Payán, de la minoritaria revista Acción, os la recomiendo encarecidamente porque es una maravilla, de lo mejor que hay en el mercado.
    Carlos Boyero también es interesante, pero con moderación, podríais sufrir un peligroso empacho jeje

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  27. Hombre, Piru es cierto que todo crítico es humano, pero ese patinazo de poner al mismo nivel al personaje de Clint con el de Willis, no me lo esperaba de un crítico tan inteligente como tú. “En la ficción el blanco y el negro están claramente delimitados, como en la película, pero si intentáis pensar en casos similares en la realidad, posiblemente los resultados no sean tan positivos. Sin ir más lejos, es un conflicto perfectamente representado en la película Estado de sitio, con un Bruce Willis patriota que sale con los tanques a las calles de Nueva York para luchar contra el terrorismo integrista”. (copio y pego para asegurarme de citar textualmente). Vamos, que ni las dos pelis plantean lo mismo ni Wlliam Deveraux es Dirty Harry… ni de coña.
    La película de Siegel nos deja bien claro que no todos los policías son tan brutales como Harry, (ni todos los criminales tan súper-sanguinarios como Scorpio si a ver vamos: los dos son ya casos extremos y no muestras representativas de sus respectivos entornos) Y lo que hay es un duelo singular. Porque ni el departamento de policía apoya los métodos de Harry (que es para ellos un tipo incómodo: ya me dirás cuantas veces lo felicita un superior, en toda la peli y cuantas broncas le pegan) ni Scorpio es el jefe de una banda organizada que lo respalde, ya que actúa a solas.
    Estado de sitio nos muestra un comando terrorista organizado que puede matar más inocentes en un mes que Scorpio en toda la vida, suponiendo que la policía lo dejara matar gente hasta morirse de viejo. Y Deveraux es un mayor general con un ejército armado hasta los dientes. No es lo mismo comparar la violencia de un individuo por equivocado que esté (y vaya que Harry lo esta) con la violencia mastódontica del estado. Y lo siento mucho, y por favor me perdonen, pero es que el espectador no va a poner jamás al mismo nivel a alguien que sólo tiene el puñal que carga en la bota y las balas que le caben en cada cargador de su magnun 44 por vez (“sé lo que estás pensando, bestia, quieres saber si me queda una bala y te confieso que con tantas emociones yo mismo lo olvidé”) con el daño sideralmente mayor que puede hacer el jefe de una brigada de tanques. Peor aún: Deveraux tiene el conocimiento pleno de que va a hacer un daño sideralmente mayor, y no le importa un pito.
    Vale: la diferencia es cuaNTitativa y no cuaLItativa. Pero no es fútil. No es lo mismo un ladronzuelo que comete una ratería insignificante que un desfalcador que roba billones de euros. Moralmente no hay diferencia: los dos son ladrones. Pero ya me dirás tú que juez los va a poner a los dos al mismo nivel. (tendría que desconocer el derecho o estar loco, o las dos cosas a la vez). Es una tradición en el pensamiento occidental creer que las diferencias cuantitativas son moralmente irrelevantes. No lo son. El dueño de una tiendecita no puede ser un monopolista: el dueño de una trasnacional sí puede serlo. (Diferencia puramente cuantitativa, sí, pero no fútil). Una fábrica que contamina muy poquito es legal, una que contamina mucho no. (Diferencia cuantitativa, pero no fútil) El mismo dueño de la trasnacional puede crear muchos más empleos que el de la tiendita. (Diferencia cuantitativa pero no fútil).Y así.
    Da la impresión de que te cayó tan mal la manera en que Siegel manipula al espectador para “justificar” la conducta de Harry que quieres, FORZANDO LA REALIDAD DE LAS DOS HISTORIAS ponerlo al mismo nivel de Devereaux, a toda costa, para poder condenarlo. Saltándote a la torera el hecho de que ni las dos películas plantean ni de coña el mismo problema ni los dos personajes de ficción son comparables.
    Eso les pasa a todos los cinéfilos alguna vez. Generalmente, revela, precisamente, una manipulación equivocada por parte del director. Que hace que la peli rechine.

    ResponderEliminar
  28. Batiatus, gracias por comentar y visitar el blog de nuevo, y siento contradecirte pero en ningún momento comparo a Clint Eastwood con Bruce Willis, imagino que quieres decir como actores. Lo que hago es recordar un ejemplo que me vino a la mente en el momento en que escribía la crítica, como me podría haber venido otro diferente.
    No me parece para nada un ejemplo desafortunado porque veo en los dos un discurso demagógico y maniqueo destinado a defender su brutalidad, en un caso de una forma y en el otro de otra.

    Esto que ves claro en la película de Siegel yo no lo veo tanto. Claro que la película trata sobre un duelo singular, porque los dos protagonistas son éstos señores. En caso contrario nos encontraríamso con Harry el Sucio contra una legión de locos psicópatas. ¿El hecho de que Scorpio sea el único malvado de la historia es una muestra de que la película pretende que veamos que no todos los criminales son así?? lo siento pero no lo veo. Tampoco el tema de los polis. La historia trata sobre el policía Harry Callahan no sobre el Departamento de homicidios. No veo la relación. Es más, no veo que la película se tome ningún respito por representar lo que defiendes: de hecho los polis que no son como Callahan acaban muertos o tullidos...

    La comparación entre las dos cintas la veo en el hecho de que ambas tratan un mismo tema: sobre si el fin justifica los medios, si a sucesos extraordinariso hay que aplicar medidas extraordinarias. Tu alegato sobre la diferencias cuantitativas es completamente cierto y correcto, así como la diferente responsabilidad (que no culpabilidad) de uno y otro. Pero mi comparación no va por ahí, va porque ambos plantean el mismo debate. En cualquier caso era un ejemplo coyuntural, tampoco baso la crítica en ese argumento.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  29. Es cierto que las dos pelis tratan sobre el tema de si "situaciones extremas justifican soluciones extremas". Pero lo hacen a escalas diferentes, precisamente porque se trata de un duelo singular. Serían comparables no con un Harry llanero solitario contra un ejército de psicópatas sino un Harry general en jefe de un ejército de polis matones contra un ejército de psicópatas. (Que es, literalmente el caso que plantea Estado de Sitio). La diferencia es apocalíptica, no una simple bicoca.
    Y los dos factores clave en un debate de "sitaciones extremas justifican medidas extremas" son precisamente a que escala es que son extremas las situaciones y hasta donde esta el límite justificado a llegar en la solución para que esta sea justa. (Lo que en un caso sería inaceptable, en el mismo caso, a mucha mayor escala sería más o menos defendible. Y la misma solución que a una escala X puede ser correcta no lo es si se quiere llevar a una escala mucho mayor: si alteras los dos parámetros a la vez, estas alterándolo todo. No se puede extrapolar y decir que la misma solución válida a x escala SIEMPRE lo será a escala mayor para el mismo problema a mayor escala también. Eso no se cumple en la realidad). Por creo que la comparación es desafortunada para este tipo de debate en particular.
    Una muestra: imaginemos que el jefe de los integristas le dice a uno de sus compinches en la peli de Estado de Sitio: "Rómpeme la cara para yo poder aparecer en la tele diciendo lo malo que es Deveraux y poner al público de nuestro lado". ¡Sería ridículo, vamos! Pero a Scorpio no le sale mal en su propia peli. A la recíproca; supongamos que alguien dice en la peli de Harry: "Bueno como Callahan es nuestro hombre más duro, pues demosle poderes extraordinarios para que resuelva esto a su modo". Sería risible. Pero para Deveraux siempre es una posibilidad real en su propia película. Es la verdadera razón por lo que NO ES VALIDO lo que dices.
    Otra diferencia es que Deveraux tiene en su propio bando como enemigo al personaje de Hubbard, siempre repitiendo que hay una manera mejor de hacer las cosas. Que no existe en la peli de Harry. Demasiadas diferencias de demasiado bulto todas ellas. Me alegro que sobre la diferencia cuantitativa entre Deveraux y Harry estemos de acuerdo.
    Sobre lo de que Scorpio es el único malvado pues discrepo: ¿Y los otros asaltantes al banco que son, hermanitas de la caridad? La peli deja bien claro que Scorpio es el más sanguinario de todos los criminales, y como Harry es el más duro de todos los polis. Y no es casualidad que así sea, porque todo el andamiaje de la historia es "el poli más duro contra el bandido más cruel". Al viejo estilo de los clásicos del western en que los dos superpistoleros del pueblo inexorablemente son llevados por el guión en la consabida espiral que fatalmente termina con el inevitable duelo al final de la película. Sólo que aquí la receta se traslada del western al cine negro. La película no tendría el mismo "sabor" si fuera un duelo estilo "poli-típico-del-montón contra otro críminal-típico-del-montón" Por eso digo que la peli deja bien claro que los dos son casos extremos. No representantes típicos de sus entornos.
    De todos modos, si tienes dudas al respecto te sugiero que hagas un ejercicio muy sencillo, y fácil con el que podrás demostrar rápidamente tu propio punto de vista: repasa la película y dime en que secuencia, en que escenas aparece un poli que Siegel aclare sin dudas que es tan duro como Harry y un criminal tan sanguinario como Scorpio: si me puedes encontrar en todo el universo de Dirty Harry ese (curioso) par de "raras avis" que te estoy mandando buscar, entonces te doy la razón.
    ¡No me vas a negar que te lo estoy poniendo muy fácil! ¿No es verdad, Piru? :-)
    ¿A que esperas? Vamos, hombre, si es pan comido...
    (Je je je, que malo que soy, ñaca ñaca ñaca)

    ResponderEliminar
  30. Es interesante lo de que si cambias tanto lo extremo de la situación como lo extremo de la solución lo cambias todo aunque el debate sea el mismo. Creo que dedicas mucho espacio a demostrarlo lo que alarga innecesariamente tu comentario, pero tampoco es algo fácil de explicar con palabras. Interesante. Pero estoy de acuerdo en que los dos casos planteados no son comparables entre las dos películas.

    Yo sí veo una diferencia cualitativa entre Harry y Deveraux: Harry se juega el pescuezo y se lía a tiros con Scorpio. Deveraux lo dirige todo desde un cuartel general rodeado de pretorianos armados hasta los dientes.

    ¿Querían diferencias cualitativas,? Allí tienen una.

    Deveraux esta allí para caernos mal y que apreciemos más los esfuerzos de Hubbard. Siegel nos manipula para que justifiquemos a Harry. Es cierto que nos es tentador que caiga sobre Harry el mismo rechazo que sobre Deveraux, (nos gustaría mucho) pero no es el mismo caso.

    Lo del duelo tipo western llevado al cine negro sí que es interesante. No había caído en cuenta.

    ¡Y QUE MALO QUE ERES Batiatus! Dejarle al pobre Piru ese “fácil” ejercicio para demostrar su punto de vista. Eso se llama crueldad mental.

    Ñaca ñaca ñaca.

    ResponderEliminar
  31. Batiatus, gracias por el comentario de nuevo, evidentemente las dos situaciones se reproducen a escalas distintas, si lo negase sería un mentiroso y un necio. Pero el debate sigue ahí, que es a donde quería llegar.
    En ese sentido, te centras en detalles concretos que evidencian lo diferentes de ambas películas, pero es que el debate que plantean no es en absoluto diferente. A escalas distintas sí, pero no diferente. Yo comparo el debate que plantean, tu comparas elementos concretos de una y otra historia, obviamente distintos.
    Estoy también de acuerdo en que el quiz de la historia es el duelo singular entre Harry y un enemigo de su nivel, pero de ahí a sacar conclusiones generales media un abismo. De un hecho singular tu planteas una regla general para la historia y película (que, por cierto, en las siguientes películas no se cumple).
    Evidente que salen los atracadores del banco pero, ¿qué importancia tienen para la historia en cuestión? ¿Valoramos también al guarda de tráfico que sale en tal escena en tal secuencia de 3 minutos para entender que no todos los polis son como Harry? Me parece que es un debate un tanto forzado, aunque no seré yo quien considere tener en su haber la verdad absoluta, vaya por delante.
    Es imposible que encuentre un poli tan duro como Harry, por el simple hecho de que éste es el protagonista de la historia, y en este tipo de historias no puede haber otro más duro. Y el mismo razonamiento se aplica a Scorpio.
    Ahora bien, en mi humilde opinión cometes el error de extender premisas particulares a situaciones generales. Eso no quiere decir que la intención del director sea mostrar tal o cual enemigo. Es más, según tu razonamiento, en la saga debería haber un crecimiento exponencial en los villanos y no lo hay..

    En cualquier caso está claro que discrepamos sobre el asunto amigo Batiatus ;) un abrazo!

    ResponderEliminar
  32. Reti, acabo de rescatar un mensaje tuyo de la carpeta de SPAM, ¿desde qué zona geográfica nos escribes compañero? es para verificar una teoría que tengo con respecto a éste engorroso problema.

    Pienso que una de las claves de la cuestión está en lo que comentas sobre la intención de uno y otro director para que nos caiga bien o mal uno y otro personaje.

    Insisto, las diferencias las hay, el debate es el mismo: porque tengo dudas (no afirmo ni niego) de que en ninguno de los dos casos sean defendibles determinadas actuaciones. Los límites, por engorrosos que sean, dejan poco margen de dudas para uno y otro caso.

    Un saludo a ambos (para que luego digan que no tenemos debates interesantes por estos lares xDD)

    ResponderEliminar
  33. Escribo desde Colombia claro. Pero no te aconsejo sacar conclusiones de este hecho porque he visto que la zona geográfica no tiene mucho que ver con este problema, porque el tuyo no es el único blog que lo tiene. Aunque quizá sí uno de los que los padece con mayor gravedad.

    Para mí este film es todo menos maniqueo o demagógico. Lo sería si nos mostrara un malo malísimo contra el buen hacer del eterno inspector Don B. Uenazo Gallardo. En donde el inspector don B. Uenazo Gallardo termina siempre capturando felizmente al malo al final, y donde el mensaje es “si tienen problemas, no duden en decir “Oh, y ahora quién podrá defenderme” y el inspector don B. Uenazo Gallardo saldrá como siempre en auxilio de los ciudadanos”. Huelga decir que en ese filme al espectador no le cabría duda de que el inspector es injustamente acusado por Scorpio por lo de la paliza, porque claro, no es un poli malo, sino un héroe justísimo y con sonrisa de anuncio de pasta dental. Nada que ver con el Clint.

    Y aquí ocurre todo lo contrario: Siegel se asegura de que Harry sea el segundo personaje más odioso de la película (y si no es el primero es sólo porque su rival es un psicópata asesino en serie; ¡Gran cosa!) y que nos parezca un tipo absolutamente despreciable. ¿Eso es ser maniqueo??? Todo lo contrario. Nos esta mostrando que a pesar de sus defectazos, Harry por lo menos tiene un límite, que Scorpio no tiene. Eso es algo que precisamente saca de quicio a los maniqueos: la sola muestra de que se puede ser un grandísimo hdp y sin embargo tener un límite. Para los maniqueos eso es herejía: todos los que cruzan la barrera caen en una espiral y llegan a los mismos extremos, luego es hipócrita decir “Soy malo, pero hasta allí no llego”. Y la peli hecha abajo ese mito.

    Lo que pasa es critica dos cosas a la vez, tanto la brutalidad policial como la escalada del hampa. Y lo hace con la misma dureza. ¿Eso es ser demagógico??? Yo lo veo al contrario. Precisamente que Scorpio acuse a Harry de la paliza es la muestra: el espectador sabe que por una vez en la vida Harry es inocente. Pero que sobran motivos para sospechar. Y el argumento de justicia salomónica del propio Harry en su defensa es antólogico:
    El jefe: “Bueno, ¿Y como sé yo que no lo hiciste?”
    Harry: (con toda sinceridad y el corazón en la mano) “Porque no esta hecho pedazos”.
    ¿Eso es ser demagógico??? Nos esta mostrando cómo el justo deseo de castigar la brutalidad policial puede ser usado por un criminal, y también como puede ser usado precisamente porque es una realidad, no una invención. Es decir nos esta mostrando las dos caras de la moneda. Todo lo contrario del maniqueísmo o la demagogia.

    (sigo por falta de espacio)

    ResponderEliminar
  34. Por otra parte, ¿Por qué ver en el manejo de la chica una trampa para que Harry caiga bien? Para empezar el sólo hecho de que la peli se llame “Harry el Sucio” y no “Scorpio el sanguinario” y que la mitad del metraje se dedique a poner a parir a Harry ya esta en crasa contradicción con esa premisa.

    Y Siegel es demasiado listo para echar marcha atrás. Lo que busca es darle mayor tremendismo a la peli. (En un Thriller el tremendismo es crucial, pero quién lo usa bien descubre que esta en la misma situación de quien monta un tigre: no puede desmontar. Tiene que seguirlo aumentando y subiendo hasta la gran traca final, no puede disminuir la tensión o la peli falla) que la chica este muerta le da un tono de ironía a la historia. Y en un Thriller la ironía es crucial. Es cierto que el espectador desea que se castigue a Scorpio por eso, pero creo que la peli sería demagógica si nos lo mostrara como una hermanita de la caridad. ¿No?

    Por otra parte, ¿Quién comete el acto más brutal de toda la peli haciendo saltar los sesos de Scorpio justo al final, para que sea la salvajada que más se le quede grabada en la mente al espectador cuando sale de la sala? Pues Harry. Y no olvidemos que el vestuario esta para que Scorpio parezca el más débil, con sus pobres ropas de chico del Bronx y la cara como un mapa toda escayolada; Harry lleva corbata, un saco que le hace más ancho de espaldas, esta sanote y fuertote, y su último parlamento lo confirma: “Tengo la pistola más poderosa del mundo y te puedo”. Scorpio mira a Harry desde abajo, como suplicando, en posición de inferioridad física, Harry recibe un encuadre superior que resalta su mayor fuerza, justo en el momento en que lo normal sería despertar las simpatías del espectador hacia el poli, no hacia el bandido, y mostrarnos como el poli se salva en el último segundo, no cómo el criminal se pierde justo al final.

    Y que Harry literalmente eche la placa al lodo con música de fondo hace que el espectador se levante profundamente escandalizado, asqueado, y disgustado de lo que acaba de ver, totalmente convencido de que el problema del hampa es real, y de que hay que combatirla enérgicamente, pero igualmente convencido de que el método de Harry NO es la solución. En pocas palabras, Siegel logra que el espectador asuma él mismo el rol de Hubbard. ¿¿¿Eso es ser demagógico???

    Sobre lo de que es imposible encontrar un poli más duro que Harry porque en ese tipo de películas no suele haberlo, pues creo que es precisamente sacar una ley general. ¿Y en Día de entrenamiento? El personaje de Denzel Washington es más duro que el protagonista…

    ResponderEliminar
  35. Pues sí que esta interesante la cosa. Es cierto que las dos plantean el mismo debate, pero a diferentes escalas, y la escala lo cambia todo en esta clase de conflictos. De la misma manera que el juez que juzga al desfalcador no enfrenta el mismo dilema que el que juzga al raterillo, por más que los dos tengan un caso de robo. Quiero decir, en esencia es lo mismo, pero las diferencias son mayores que las semejanzas cuando vamos a la ética pura. Y cuando cambian los extremos pues lo que es ético en un caso ya no lo es en otro. En eso supongo que estaremos de acuerdo. No es aplicable la misma ética.

    Es posible que lleves algo de razón, pero creo que los atracadores cumplen la función de que mostrar cómo Harry esta dispuesto a sacrificar su vida atacando directamente pistola en mano en vez de andarse con rodeos, y que les gana precisamente porque no son tan duros como él, no están dispuestos a jugársela. Y él sí, allí esta la diferencia. Por eso luego Scorpio quiere sacar a Harry del juego: porque sabe que es el más duro de todos los polis. Y su Némesis.

    Es interesante que a pesar de que la peli nos muestra a un Harry realmente heroico nos lo muestra también como un tipo odioso. Eso no es maniqueísmo de Siegel, sino un intresante juego de sutilezas humanas que hace la peli más convincente.

    Por otra parte en El Silencio de los Inocentes el Hopkins es más duro que la Jolie.

    Y el criminal nos parece de lo más odioso…

    ¿Es maniqueo El Silencio de los Inocentes por eso?

    ResponderEliminar
  36. ¿Y porque no considerar La Naranja Mécanica como una película demágogica? ¿Porque nos gusta más un protagonista que ejerce la violencia en contra de la sociedad (Oh, un reblde al que hay que amar) que uno que la ejerce en su defensa (Oh, un odioso fascista) aunque Alex sea todavía más vil y despreciable que HarrY?

    Porque Alex es un personaje curiosamente amado en la historia del cine, que inexplicablemente nos cae simpático y Harry uno de los más odiados, que esta hecho para caernos mal.

    Y sin embargo APLAUDIMOS a los que consideran a Harry como una película demagógica y ESCUPIMOS a la cara a los que consideran a La Naranja Mécanica como demagógica.

    ¿Será que los maniqueos somos nosotros mismos?

    Es curioso...

    ¿Tú que piensas Piru?

    ResponderEliminar
  37. Reti, gracias por comentar de nuevo, me alegra mucho que el blog llegue tan lejos y empiece a ser conocido. Como bien dices, el otro día fui consciente de que una amiga que vive infinitamente más cerca que tu también tuvo problemas para postear. En cualquier caso, ya habéis visto que he colgado un correo en la intro del blog.

    Quizás la palabra demagógico no esté siendo bien utilizada en este caso, pero sí la palabra maniqueo. No fui yo quién la enarboló, fue otro participante principalmente, pero no le veo nada desafortunado. Tus premisas son relativamente ciertas, pero no es menos cierto que toda la brutalidad de Scorpio se muestra sin contemplaciones y la de Harry no. Eso es una argucia para defender la ley de Harry puesto que, aunque llegaría a donde hiciera falta para cazar a Scorpio, es algo indudable, el director nos da la de cal porque en realidad tiene límites. Incluso se le ve humanizado en su conversación con la mujer de su compañero. En cualquier caso, son percepciones e interpretaciones, es lógico que cada uno lo vea de una manera. La mía es ésta.

    Continúa...

    La chica es un recurso del director para humanizar a Harry y justificar que Scorpio se ha convertido en un problema extraordinario que requiere de un policía que, usando sus mismos medios, lleve a cabo medidas extraordinarias. Este, y no otro, es el sentido del cadáver desnudo de la chica (otro ejemplo de la diferente forma de filmar la violencia en ésta época). El tema que comentas del tremendismo para mantener la tensión de la cinta está ahí, pero creo que es una explicación más interesante el tema de humanizar a Harry.

    Es una buena y lícita interpretación la que realizas de éstas escenas, pero yo tengo que diferir en algunas cosas. Por ejemplo, no se si la mayor salvajada la hace Harry, creo recordar que mata a un niño, a una mujer en la piscina dese la cobardía de la distancia de un fusil. Y lo de los niños tampoco está nada mal... la mayor salvajada no tiene por qué consistir en la mayor casquería.

    El tema de la placa lo entiendo como un hombre defraudado por un departamento inoperante por los resquicios legalistas del poder. Considera que no han estado a la altura, al revés que él mismo, y que esa vida que lleva le puede. Es otra forma de humanizar a Harry.

    Es cierto lo que comentas de Día de Entrenamiento pero, por pura definición de éste tipo de películas, el final de Denzel no podía ser de ese modo. El hecho de que Hawke sobreviva a su duelo singular, hace inmediatamente que éste sea más duro que Denzel.

    Un abrazo Reti!

    ResponderEliminar
  38. Batiatus, gracias de nuevo por tu comentario y por tus interesantes reflexiones (como siempre, por cierto). La verdad que es una maravilla contar con lectores tan interesantes como todos vostros. Vamos al "tajo":

    Estoy dispuesto a llegar hasta ese punto en común que planteas jeje, es cierto que cambia los debtales, que la ética no es distinta. En cualquier caso, al plantear esa comparación mi intención no era meterme de lleno en la cuestión de fondo, sino plantear una similitud de discurso que, al fin y al cabo, es lo que viene a tratar la película. Es lo que hay detrás de su posible calificación como "peli de acción".

    Yo cuando veo ese enfrentamiento singular del que hablabas, como némesis ambos dos, pienso que es un desarrollo lógico de la película. Por eso no quiero llegar a la conclusión de que Siegel plantea que ambos dos son paradigmas en lo suyo. Eso no quiere decir que no sea así, puede ser que esté equivocado pero, en cualquier caso, es mi percepción.

    Al abrir el tema de El silencio... (que en España se tradujo como el El silencio de los corderos, cosas del juego de la traducción, sus caminos son inescrutables jeje) abres una caja de Pandora. Si no os molesta preferiría dejar el debate para la crítica correspondiente, pero podemos tocarlo un poco por encima. Una valoración es esa pero, para la película e historia, ¿quién es el criminal realmente? ¿Hopkins o Buffalo Bill?.
    No pienso que sea maniqueo por esto, pero sí lo sería si vemos absolutas salvajadas de Jodie y cuando llega Hannibal para comerse a alguien la cámara se va alejando poco a poco sin mostrarlo. Bueno sería realmente maniqueo si el ejemplo fuese al revés de lo que he propuesto.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  39. Roxana, bienvenida al blog y muchas gracias por pararte a comentar, espero verte más a menudo.

    Con todos mis respetos, me parece algo grotesco e inquietante que a alguien le caiga simpático Álex. Es más, en mi vida he encontrado a nadie que diga que le cae simpático, y mucho menos llamarlo rebelde que lucha contra la sociedad, ya que es cuanto menos cuestionable. Para mí es mucho más fascista y criminal que Harry (obviamente).

    Para mí Harry peca de maniquea por las escenas que he comentado. Creo que hay veces que esconde la brutalidad de Harry sin motivo alguno.
    La Naranja Mecánica no le veo el maniqueismo, aunque puede ser demagógica en el sentido de que sus personajes son absolutos defensores de la violencia, y la sensación es que solo se puede contestar con la misma violencia. Esto no ocurre con Harry, porque su compañero detective es otra forma de hacer el trabajo policial.
    En La Naranja.. todo nos invita a pensar que no hay otra forma de ver las cosas, pero también se desarrolla en un futuro apocalíptico en el que la violencia es el pan de cada día. En ese sentido creo que Kubrick respeta las reglas de su propia historia.

    Por supuesto que, com tu bien dices al final del comentario, cada uno lo veo con sus ojos y con toda la cultura, educación y percepciones que cuenta como ser individual que es. De ahí que anteriormente contestara diciendo que cada uno lo entiende como lo percibe (siendo lícitas numerosas interpretaciones)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Hombre, pues sólo tienes que leerte las críticas de Filmaffinity o El Criticón para darte cuenta que hay muchos críticos a los que les cae mucho más simpático que Harry :-)

    Compruébalo tú mismo.

    Sobre lo de que no suele haber películas con un tipo más duro, pues si buscas bien encontraras…¡Un montón! En Arma Mortal, el único más duro que Danny Glover es Mel, en Tango y Cash el único más duro que Russell es Sly. En Decisión Crítica Seagal es más duro que Russell pero como lo matan a las primeras de cambio, pues Kurtito tiene que apechugar y comerse el marrón; allí ésta todo el sentido de la película. ¿Lo podrá hacer? ¿Saldrá adelante?

    En toda la serie de Mr Solo el único más duro que Ilya es Napoleón. En El Caballero Oscuro mira por dónde hay un policía más duro que Batman: el fiscal dos caras cuyos métodos expeditivos lo hacen peor que éste. (Por cierto el Ledger es un malo-malísimo. ¿La película es maniquea por eso?) . Hasta en Terminator resulta que en la parte dos y tres tenemos unos terminators más malos que Arnie en su versión original de la parte I je je je. ..

    A mí me parece que La Naranja plantea un tema parecido a Harry (dije parecido ¿Eh? Tampoco digo que sea igual) en qué casos es lícito el uso de la violencia total contra el individuo en beneficio de la sociedad y en que límite.

    De todos modos igualmente se podría decir que el tratamiento Ludovico es una manera demagógica de hacer que Alex caiga bien: es mejor ser un grandísimo hdp por elección propia que un cordero por reflejo condicionado aprendido de una manera más violenta todavía.

    ResponderEliminar
  41. Roxana, gracias por tu nuevo comentario: siendo eso así, me parece un terrible error. No creo que sea una opinión mayoritaria, en cualquier caso, o por lo menos no por mi entorno.

    Respecto de los tipos duros, utilizas en tu argumento numerosas películas con parejas, en las que uno es, evidente, más duro que el otro. Posiblemente Batiatus se refería a cintas con héroes solitarios basadas en duelos, genralmente, singulares con némesis. En cuanto a Danny Glover, no creo que sea el tipo más duro de esas historias tras Mel Gibson, no pasando más que de mero comparsa.

    En cuanto al caballero oscuro, dudo mucho que Dos Caras sea más duro que Batman, de hecho pensaba que tu argumento iba más bien por Gary Oldman (que es quien atrapa al joker la primera vez). El hecho de que sea malo malísimo no es maniqueo, porque también se nos presentan los puntos oscuros de Batman.
    En cuanto a los Terminator, esos modelos son una evolución de arnie, lo que lógicamente los hace mejores, pero al final acaban mordiendo el polvo.

    Dicho esto: seguro que rebusando en el baúl de los recuerdos encontrarás cientos de ejemplos que desdicen esta premisa. Pero bueno, tampoco hablamos de una ciencia exacta jeje

    Muy buena tu reflexión sobre la naranja (y bueno también ese mensaje prudente sobre la comparación jejejej).

    un saludo roxana!

    ResponderEliminar
  42. Hum… hay que tener cuidadito al acusar una película concreta y específicamente de que " el debate está mal resuelto en la película por la conclusión a la que lleva y los términos en los que lo plantea…Pienso que la conclusión es errónea porque se ampara en el caso concreto que nos relata la película, ficticio, y susceptible de ser manejado por las reglas que idea el director a lo largo de la trama.
    Esto nos lleva a un terreno variable que nos obliga a aplaudir la actitud de Callahan para salvar a los niños y exterminar al psicópata. Es un precedente peligroso y perverso que viene a saltarse las garantías del detenido en pos de un fin, supuestamente positivo pero no tiene por qué serlo. En la ficción el blanco y el negro están claramente delimitados, como en la película, pero si intentáis pensar en casos similares en la realidad, posiblemente los resultados no sean tan positivos.”

    Si a eso vamos, podemos decir que en El Padrino está mal que Michael se cargue a Sollozo y al capitán de policía corrupto (al más puro estilo de Harry el sucio) porque Coppola parte de un hecho ficticio mal planteado: Que Corleone rehúse convertirse en narcotraficante (¿Por qué un Capo debe negarse a participar en un negocio tan lucrativo?) que la policía lo abandone en el hospital a merced de sus enemigos, y el capitán le dé una paliza al propio Michael (que, por supuesto, había sido un dechado de virtudes hasta que ve la corrupción de la autoridad y entonces se convierte en capo). Se esta justificando el tomarse la ley por la mano de una manera que queda muy bien en la película pero en la realidad no.

    Sobre lo de mostrar más las crueldades de Scorpio que las de Harry, podríamos decir lo mismo del Espartaco de Kubrick: vemos las crueldades de los esclavistas, pero no las de los esclavos… que fueron muchas, los seguidores de Espartaco cometieron muchas salvajadas, violaciones, incendios etc que en la película no aparecen porque a Kubrick no le da la gana. Ni que Espartaco tuvo al final que rodear su campamento de matones que les abrían la cabeza a los esclavos que intentaban desertar, porque la mayoría lo abandonaban para convertirse en bandoleros por su cuenta en vez de combatir en su ejército: gracias a su crueldad pudo prolongar su rebelión algún tiempo, porque sin eso, no hubiera durado ni cinco minutos, pero nada de dirigir esos discursos que pinta la peli: todo se hacía a base de palos y amenazas. Para cuando fue derrotado muchos esclavos lo traicionaron y delataron para ser perdonados ellos mismos, nada que ver con el “yo soy Espartaco” que vemos en la peli. Que es excelente desde el punto de vista cinematográfico, eso sí, pero más falso que un billete de monopolio, y fíjense: aquí no partimos de un hecho ficticio, sino de un hecho real que es FALSEADO DESCARADAMENTE por Kubrick.

    ResponderEliminar
  43. Mario Vargas Llosa26 de julio de 2011, 1:33

    Si es por eso podemos decir que JFK de Stone propone un debate mal planteado (Que el proceso perdido por Jim Garrison fue un error judicial y la comisión Warren una cortina de humo para ocultar que hubo una conspiración para matar a Kennedy y no un asesinato personal cometido por Osweld). Mal planteado porque elige sólo los puntos más débiles de la comisión Warren para atacarlos cómoda y fácilmente, pero se salta a la torera los más fuertes como si no tuvieran importancia, o no existieran siquiera: Costner grita indignado que hacían los escoltas de Osweld cuando Ruby le dispara, pero lo que no dice es que TODOS los atentados tipo kamikaze donde el asesino no le para mientes a ser capturado han tenido éxito, como el de Enrique IV o el del archiduque Fransico (que fracasó, pero cuando el archiduqe regresaba muy contento por haber escapado, un segundo asesino suicida lo "despacho" en seguida) ni que a Ruby lo interrogaron tropotocientas veces ofreciéndole el oro y el moro: inmunidad total, millones de dólares y nueva identidad si delataba a sus empleadores, vigilando a todos sus familiares y amigos durante meses. (Elemental mi querido Watson: si contratas un asesino para matar al presidente y otro para matar al asesino...no ganas nada si el asesino del asesino cae en manos de la poli. ¿Cómo evitas que "cante" como Frank Sinatra???) y de todo eso la peli no dice ni mu. Peor aún: no vemos los puntos débiles de las conjeturas de Garrison, que no son pocas, y que hicieron que, entonces y ahora, se considerase su versión de los hechos como una simple hipótesis pausible más, exactamente como la propia comisión Warren, cosa que la película OCULTA DESCARADAMENTE al espectador.

    Y el debate, que ya de por sí esta mal planteado en esos términos, es resuelto de forma harto defectuosa, porque vemos a un Costner guapísimo, eficientísimo y convincetísimo mostrando su alegato ante el juez pero...lo que NO vemos son los alegatos del abogado contrario para refutar los razonamientos de Costner. Se nos muestra la sentencia...sin más ni más. En la realidad, todo veredicto tiene que tener un resumen escrito indicando porqué la sentencia fué esa y no otra. Y Stone nos lo oculta. Si se decidiese impugnar una desición judicial, que para bien o para mal ya tiene el carácter de cosa juzgada, por medio de seguir el procedimiento de ignorar totalmente la versión de los hechos de la parte ganadora para estudiar única y exclusivamente la de la parte perdedora, y además saltando olímpicamente las razones por las que el juez justificó su fallo, entonces, en la vida real, (no en la ficción donde el blanco y negro funcionan muy bonito según el capricho del director) pues esa impugnación forzosamente debe ser considerada viciada de nulidad y carente de todo valor.

    ResponderEliminar
  44. Alvaro, muchas gracias por tu comentario: la verdad que intento tener cuidadito en todo lo que hago pero, como ves, no siempre tengo éxito ;) El ejemplo que planteas es erróneo, primero porque Michael no es un defensor de la Ley y Harry sí. Segundo porque no está mal planteado: es la evolución lógica de Michael. Si quieres seguir este debate hay una entrada sobre El Padrino 1.
    No se justifica el tomarse la ley por su propia mano, nos están explicando lo que es la vendetta y la omertá, que es muy diferente.

    Siendo esto que comentas de Kubrick así, no veo que lo que éste haga exculpe la cinta de Harry de pecar de cierto maniqueismo. ¿Espartaco dices que también? vale.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  45. Mario Vargas Llosa, menudo ilustre invitado tenemos en el blog, muchas gracias por tomarte un tiempo para comentar. JFK es un bio-pic, y como tal, ensalza las virtudes y esconde los defectos del protagonista. El fiscal Garrison retratado en la cinta nada tiene que ver con el verdadero fiscal. Eso no quita con que sea una peli muy entretenida por cierto.

    En cualquier caso creo que estamos ante una película de tintes históricos que pretende contarnos una historia conspiranoica, no ante una lección sobre derecho procesal civil. COn esto quiero decir que no veo excesivamente importante mostrar los vericuetos legales del juicio (sí es fundamental la investigación en cambio) porque, al fin y al cabo, todo aquél interesado puede acudir al proceso real.
    Sí veo importante mostrar el mismo grado de violencia que practica Callahan cuando antes lo mostraste con Scorpio.

    Un saludo Mario (también tenemos por ahí a Borges!!!)!

    ResponderEliminar
  46. Mario Vargas Llosa29 de julio de 2011, 2:19

    Oh, es cierto que es una película conspiranoica, pero me sabe mal que sólo podemos oír los alegatos de Costner y nunca nos enteremos de los de la otra parte. (¿Si eso no es ser tramposo que es?) Especialmente si la película tiene tanto metraje y se nos vende todo el tiempo que se preocupa tanto por la "verdad". Lo menos que la decencia dicta es que oigamos a las dos partes. No me gusta que me digan que el director esta haciendo una disección rigurosa de los hechos, que es muy valiente, que usa la cámara como un bísturi, que sólo le interesa la búsqueda de la realidad, si veo que me sale con trampas. Es la trampa, (y no que su película no sea una lección de derecho procesal) lo que me molesta.

    Sobre lo de mostrar el mismo grado de violencia que practica Callahan cuando antes lo mostraste con Scorpio, pues es una característica del trhiller policial; ya me dirás en cuantas películas pasa eso. Siempre es la violencia del criminal la que dispara la trama, porque siempre es el crimen el que provoca que empiezen los hechos que nos cuenta la película. Todo el cine policial es así. Igual que las novelas policíacas antes del cine: desde Doyle hasta Christie siempre es el asesinato el que principia la historia.

    Y también el hecho es que Harry no es un asesino en serie que se dedica a matar sólo por gusto, es decir, la realidad es que la violencia de Harry en definitiva no es comparable con la de Scorpio. Eso es algo que tiene que mostrarse así, porque simplemente así es.

    Otra cosa: estamos en los 70. ¿Cuántas películas mostraban la violencia policial de un modo tan explicíto como esta? No olvidemos que no se la puede juzgar como lo haríamos con una película moderna. Para los 70 esta película mostraba el máximo que se podía aceptar en ese entonces sobre el tema. Por eso tuvo tanto éxito.

    Tampoco podemos juzgarla como un filme moderno. (a Ben Casey nunca se le murió un paciente porque la tele de entonces no podía aceptar el fracaso. ¿cuantos se le han muerto al Dr. Green en E.R?)

    ResponderEliminar
  47. Pero es que JFK no es un biopic, no nos cuenta la vida y milagros de Garrison ni sus virtudes o defectos: es un debate sobre el asesinato de Kennedy. En si mismo eso no es malo, pero esta mal planteado porque no muestra los puntos fuertes de la comisión Warren. Lo de Jack Ruby no es ninguna tontería: no sólo le ofrecieron la zanahoria sino también el garrote; lo mandaron adrede a una prisión lo bastante dura como para literalmente matarlo lentamente y le dijeron mil veces que no le darían traslado hasta que "cantara".Le tomaron mil pruebas psíquicas y entrenaron inspectores para ganarse la confianza de alguien con su personalidad en la cárcel haciéndose pasar por reos que cumplían condenas inventadas. (Los convictos hablan mucho más en confianza con sus compañeros de cárcel que con los polis) y no sacaron nada. Cosa que Stone se salta a la torera. Omite también que La comisión nunca descartó que hubiera más personas involucradas, simplemente que para acusar en un país democrático hay que tener pruebas concluyentes y nos las hubo. Es como la diferencia entre ser inocente y no culpable, que tiene matices diferentes. En el primer caso se prueba tu inocencia, y en el segundo no se puede demostrar tu culpabilidad aunque existan indicios de lo contrario. No costaba nada poner al Costner conversando con algún ex miembro de la comisión que se lo dijera. Eso hubiera sido jugar limpio: explicas al espectador que el trabajo no fue tan chapucero como se suele pensar ni mucho menos. Pero se ataca cómodamente los puntos más débiles de la comisión y se saltan los fuertes a capricho. Ya eso es plantear mal la cosa, pero que Stone ponga a Costner con una parrafada sobre lo malo que es que la comisión reserve pruebas hasta el 2030 (recordemos que eso pasaba en los 60) y luego con el mayor cinismo haga exactamente lo mismo y nos oculte los alegatos de la otra parte en el juicio (¿Tan difícil era poner por lo menos un resumen?) es resolver el debate defectuosamente. Se mire por donde se mire.

    Supongamos que exculpamos a Stone de toda responsabilidad por esos truquitos sucios, so pretexto de que no esta filmando sobre derecho procesal sino una peli conspiropanaroide.

    Ok.

    Apliquemos el mismo razonamiento a Siegel. No esta rodando sobre ética, sino un Trhiller de asesino en serie. En TODOS ellos se muestra la violencia del asesino con más énfasis que la del inspector ¿No? en TODOS ellos el director siempre hace que el espectador desee que el asesino sea atrapado. (Seven, Dragón rojo, El Silencio de los Corderos, El Perfume, Zodiaco, etc) entonces Harry el Sucio no tiene nada de "mal planteado" ni de "defectuosamente resuelto" porque no es un documental sobre ética sino un Trhiller de asesino en serie ¿No?

    ¿Porque estaría bien exculpar a Stone porque no rueda un documental sobre derecho procesal sino una peli conspiranoide y estaría mal hacer otro tanto con Siegel?

    ¿Concreta y específicamente donde es que radica la diferencia?

    ResponderEliminar
  48. Hola Mario, a ver si ahora puedo contestarte: El tema de Harry, considero maniqueo que el cineasta deje entrever una brutalidad de Callahan similar a la de Scoprio, pero finalmente nos la oculte con la cámara. Si no lo dejase entrever no lo sería, porque habría motivos para entender que ese límite existe en Callahan.

    Estoy de acuerdo en que hay que valorarlo en la década en que se filmó, muy distinta de la actual, pero no es menos cierto que los 70 rompen con la autocensura del cine negro de os años 50 y 60 con films como A quemarropa, Bonny and Clyde, etc.

    Respecto de JFK, el juicio es un ataque a la Comisión Warren, que es quién intenta proteger a los verdaderos asesinos, más que un juicio a Tommy Lee Jones. Desde ese punto de vista entiendo muy excesivo mostrar puntillosamente todos los puntos de los innumerables tomos que la Comisión realizó.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  49. Anónimo, yo sí veo un bio-pic sobre Garrison, dado que la película se basa en el libro que él mismo escribió. Tiene tintes claramente autobiográficos que le muestran como una especie de héroe, elementos clásicos del bio-pic.

    No creo que sea acertado exculpar a Siegel con ese argumento por el hecho de que es un thriller que no te exige maquillar la violencia de Harry. Si tu no muestras las escenas del campo de futbol no pasaría nada, no tendríamos este debate. Pero si las muestras, debes llegar hasta el final y no cortar a medias alejando la cámara. Eso es maniquismo.

    Pero tampoco pretendo convencer a nadie, es mi opinión personal.

    Un saludo a ambos!

    ResponderEliminar
  50. Pero es que el problema de JFK no es que “sea muy excesivo mostrar puntillosamente todos los puntos de los innumerables tomos que la Comisión realizó”. El problema es que no muestra NADA de los puntos fuertes de la comisión. A mí mi maestro de bachillerato me enseño que si quieres rebatir una teoría (cualquier teoría) tienes que refutar sus puntos fuertes quieras o no. Y lo que hace Stone es decir: “Si los hechos se oponen a lo que yo quiero demostrar pues simplemente me salto los hechos y doy por demostrado lo que yo quiero así sin mas: por la bravas”.
    Vamos a ver…¿¿¿Alguien me puede decir cuando menciona ninguno de los puntos fuertes de la comisión??? (Que alguien me conteste por favor). Porque si saltarse a la torera todo lo de Jack Ruby sólo porque es contrario a lo que Stone quiere demostrar no es hacer trampa que alguien me diga que porras es. Con todo respeto, no se trata de que “es muy excesivo mostrar puntillosamente todos los puntos de los innumerables tomos que la Comisión realizó” es que se salta a la torera puntos cruciales sólo porque le va cómodo. Y no vacila en MENTIR DESCARADAMENTE falseando el hecho histórico comprobado de que Osweld realmente era capaz de hacer blanco en esa posición y a esa distancia. (Vale que eso no pruebasu culpabilidad, pero jorobar, una mentira es una mentira) Yo no tengo nada a favor ni en contra de la comisión Warren; quien quiera creer en ella bien, y quién no quiera, pues también: pero que me vendan la moto de que Stone hizo un exhaustivo trabajo documental y luego me vengan con errores tales que yo como aficionado veo clarito que no pasan ni una investigación de bachillerato me decepciona. (Repito: si alguien discrepa, entonces que por favor me diga cuando porras habla de cuanto investigaron a Jack Ruby o a las evidencias de la calidad de Osweld como tirador).
    Lo mires como lo mires Siegel es menos tramposo que Stone porque por lo menos muestra algo de la brutalidad de Harry mientras que Stone tiene el cinismo de soltarnos un discursazo sobre lo malo de que la comisión oculte hasta el siglo XXI los datos que no juzga oportuno revelar…y luego él mismo como director hace exactamente lo que tanto le critica a la comisión: ocultarle al espectador los alegatos del abogado contrario. Dices que "No creo que sea acertado exculpar a Siegel con ese argumento por el hecho de que es un thriller que no te exige maquillar la violencia de Harry. Si tu no muestras las escenas del campo de futbol no pasaría nada, no tendríamos este debate. Pero si las muestras, debes llegar hasta el final y no cortar a medias alejando la cámara." Entonces...¿Porque sí se vale exculpar a Stone por hacer exactamente lo mismo: mostrar sólo lo que él quiere que el espectador vea, negándole el derecho a oír la versión de los hechos de la parte contraria?

    ¿Porque lo que esta muy bien para Stone esta muy mal para Siegel?

    Repito: ¿Alguien me puede explicar exactamente dónde esta la diferencia?

    ResponderEliminar
  51. Creo que para resolver este entuerto lo mejor es que hagamos una crítica de JFK y ahí debatamos largo y tendido.
    Por ser inmediato, yo sí recuerdo que en el juicio y en las reuniones en su despacho, el equipo de Garrison va desentrañando las mentiras de la Comisión. Mi conocimiento es relativo sobre el tema: siempre me ha interesado mucho todo lo que rodea al asesinato, pero no llego a tener conocimientos exhaustivos sobre el tema. Pero sí estaría dispuesto a asegurar que la teoría del asesino único era una patraña: desde su posición es posible que pudiese hacer blanco, pero las trayectorias de las otras 3 balas eran imposibles desde ahí. Creo recordar que en la película sí se habla de la relación de Oswald con los fusiles, lo que se dice es que el utilizado tenía un defecto en la mira.

    Lo tengo un poco confuso pues la he visto un par de veces, pero hace ya años. Si os parece, cuando terminemos con el especial pasamos a JFK.

    Un saludo a ambos

    ResponderEliminar
  52. Parece que ya empezamos a tener problemas con los comentarios, por el correo me ha llegado este comentario de Stan Smith:

    Sobre JFK no puedo opinar porque no he visto la película ni me interesa mucho el tema, pero estoy de acuerdo en que si vas a hacer una investigación y las reglas del juego son que tienes patente de corso para saltarte a la torera todos los hechos que contradicen la idea que tú quieres demostrar y sólo pones los que sí los apoyan, pues siempre podrás "demostrar" que la tierra es plana, que el sol gira alrededor de la tierra y no al réves, etc.

    Sobre Harry el sucio creo que no hay evidencias de que Siegel quisiera "ocultar" la brutalidad de Harry, en todo trhiller se suele insinuar la violencia de modo siniestro, y luego mostrarla explcícitamente, para luego volber a insinuarla , depués mostrarla, insinuarla de nuevo etc. Es la fórmula ganadora, porque no se puede siempre poner una escena más truculenta que la anterior, so pena de terminar siendo cargante.

    Y si nos fijamos bien, es exactamente lo que pasa con esta película: sólo vemos los primeros porrazos que le dan a Scorpio y luego bruscamente cambia la imagen. ¿Porqué? Pues porque así Siegel logra que la violencia se la imagine el espectador de forma de impresionarlo más. No vemos a Scorpio sacandole los dinentes con el alicate a la chica, no porque a Siegel le interese "ocultar" la violencia de Scorpio, sino porque la escena en que en la comisaría los polícias descubren que le sacó los dientes con un alicate ya impresiona mas al espectador. ¿Porque prejuzgar a la fuerza y sin alternativa alguna posible que Siegel es culpable sin atenuantes de ocultar al espectador la violencia de Harry en esa escena? ¿Porque no considerar que quiere insinuarla para no perder el tempo drámatico de la película? ¿Porque no preguntarse si al insinuarla no le da más fuerza? El truco de insinuar la violencia en vez de mostrarla explícitamente es tan viejo como el género del Trhiller mismo.

    De todos modos hay un hecho indiscutible: Siegel consiguió precisamente con esta película lanzar a la fama al polícia más violento de toda la historia del cine. Si a cualquier cinéfilo se le pregunta quién es le poli más violento de la gran panatalla siempre, siempre, siempre, dirá:
    "Harry el sucio".

    ¿Tiene sentido acusar a Siegel de ocultar la violencia de su personaje?

    ¿Al creador del polícia más violento de toda la historia del cine?

    ¡Vamos! Eso me suena algo así como acusar a Pellegrini de ser un entrenador médiatico que sabía ganar la atención de los medios de comunicación pero no de conseguir que su equipo hiciera puntos. O de acusar a Mourinho de hacer muchos puntos, pero no ser capaz de hacer declaraciones que llamaran la atención de los periodistas...

    ¿Qué lógica tiene acusar a Siegel de "ocultarle" al espectador la violencia de un personaje de ficción que pasó a la historia del cine como el poli más violento de todos los tiempos?

    PD. Tienes problemas con tu blog, Piru, sólo es posible mandar comentarios por esta vía, porque el contacto de tu blogger.com ni siquiera aparece en la pantalla cuando uno entra a tu página.

    ResponderEliminar
  53. Stan, gracias por pasarte y tomarte un tiempo para comentar, en este caso, para mandarme un mail. Sobre los comentarios, es un auténtico misterio, unas veces va bien y otras da mucha guerra pero de un día para otro suele dejar comentar. Si no es así, por el correo contesto:

    Sobre JFK estoy totalmente de acuerdo contigo, salvo que Stone no hace eso en su historia.

    No te falta razón en la cuestión sobre el thriller y el modo que tiene de insinuar la violencia, de modo que vaya tensando y destensando la historia según avanza el metraje, pero si el tema central es la brutalidad, tanto de Scorpio como de Harry, y sólo muestras la del primero, entonces caes en un ejercicio de maniqueismo. Esto se podría perdonar porque estamos en una película de género que suele funcionar de este modo. Pero con la escena del campo de fútbol no le queda defensa posible: demuestras que Harry puede llegar a niveles de violencia y justificación similares a Scorpio, pero alejas la cámara para no ponerles al mismo nivel y asegurarte que Harry tenga una legitimación ante el espectador hasta el final de la película. Eso es tramposo.

    ¿¿El hecho de que Harry sea, supuestamente, el policía más violento de la Historia del Cine impide criticar a Siegel el uso de sus trampas?? Pues yo no veo por qué... ¿¿Siegel tiene patente de corso para hacer lo que quiera porque Harry es un poli violento y se encuentra haciendo una peli de género?? Rotundamente no

    Igual que digo que es una buena y entretenidísima película, también digo que tiene trampas para el espectador.

    Un saludo

    PD: si sigues teniendo problemas sigue escribiendo a ese correo.

    ResponderEliminar
  54. Vaya parece que ya funciona el enlace.

    Hombre Piru, no es por ganas de llevar la contraria, pero ese razonamiento la verdad lo veo muy raro…

    Es que Siegel no se da patente de corso en ningún momento para ocultar la violencia de su personaje. La muestra (literalmente) desde antes de que empiece la película al titularla “Harry el sucio”. La muestra en la escena del duelo a tiros contra los atracadores del banco, la muestra cuando le dice al jefe de policía que si la paliza la hubiera dado él, Scorpio estaría hecho pedazos. La muestra en la escena del puñal en la bota, la muestra cuando le vuela la cabeza a Scorpio…¡Vamos! Tendría que contar la película entera para enumerar todos los casos y escenas en que lo hace. ¿No?

    Yo no veo ninguna patente de corso para ocultar nada: todo lo contrario. Precisamente por eso es que Harry es el policía más violento de toda la historia del cine. Sus escenas de violencia son tan explícitas como la del Terminador de Schwarzenegger (en una época mucho menos permisiva, y tal vez por eso causaron tanto impacto) es más: no se concibe una película de Harry el Sucio sin que el personaje tenga escenas de violencia explícita. (¡Vamos! Sería como una película de James Bond en que no se lige a ninguna chica o un filme de Hitchock en que no haya suspenso). Ese es el “sello” de una película de Harry el Sucio por definición. ¿Qué porras se nos esta ocultando?

    Es cierto que la escena del campo de fútbol se aleja la cámara. ¿Eso es diferente de la escena en que nos ocultan como Scorpio le saca los dientes con el alicate a la chica? ¿Tendría sentido acusar a Siegel de ocultar la violencia de Scorpio porque no nos la muestra en esa sola escena y olvidarnos de toda la burrada de escenas en que sí que nos la muestra?

    Evidentemente no.

    ¿Por qué lo que vale para Scorpio no vale para Harry???

    No lo entiendo.

    (No es ganas de polemizar, es que realmente no lo entiendo, de veras)

    Vamos a ver...

    Si alguien te dijera que:

    “¿El hecho de que Siegel nos muestre tan explícitamente la violencia de Harry en prácticamente toda la película nos debe impedir condenarlo por tramposo al haberla ocultado en una sola escena? Rotundamente no”.

    ¿Considerarías ese razonamiento acertado?

    ResponderEliminar
  55. Stan, muchas gracias por comentar, me alegra que el enlace ya funcione: sobre Siegel, si te fijas, todos los ejemplos que pones están más o menos justificados en la medida en que enfrente tiene un peligro contra su vida, al fin y al cabo, no hace más que defenderse. Pero las escenas en las que baso mi teoría no suponen un peligro para Harry, sino que es una brutalidad tan carente de sentido como la de Scorpio. La diferencia es que a Scorpio sí le vemos en todo su esplendor y a Harry no (aunque sí se nos deja entrever que puede estar al mismo nivel de brutalidad que Scorpio).

    En cualquier caso, no es más que mi punto de vista, ni tienes ni pretendo que estés de acuerdo con ello.

    Tenéis la costumbre de mencionar la época en que se rodó la película para ensalzar los límites a los que llega mostrando violencia. Pero es que en esos años es precisamente donde se rompen las barreras y se comienzan a filmar las películas de esa forma. Para nada es una excepción ni una adelantada a su época, no tenéis más que mirar títulos del género negro de esos años y veréis que es así. Es un cambio de la época, no de la película.

    Es cierto que no muestra todas las acciones de Scorpio, pero sí las suficientes para que sepamos que tipo de psicópata es. Respecto de Harry, nos muestra escenas que lindan con la brutalidad de Scorpio, pero cuando puede llegar a su nivel corta radicalmente para que ambos personajes no estén en una misma escala moral. La violencia de Harry es justificada y la de Scorpio no. Todo ese juego se rompe con las escenas de campo de fútbol.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  56. De nuevo hubo problemas para postear y recibimos correos:

    Stan Smith:

    Ya veo, es la importancia que para tí tiene esa escena lo que importa. No el hecho de que sea la única.

    Bueno, todo es cuestión de opiniones.

    Pero yo creo que esta película sí que contribuyó mucho a crear la tendencia a mostrar escenas más "duras" de lo habitual hasta entonces. Es decir, tal vez no sea la única, pero indiscutiblemte sea una precursora entre todas. Y no se puede negar su influencia en el tratamiento de las esenas de acción filmadas antes y después de esta en el Thriller como género.

    Y de las secuelas de la serie.

    Pd. Tienes razón a veces funciona y a veces no.

    ResponderEliminar
  57. Gracias por comentar Stan, indudablemente tuvo una fuerte influencia en el género y fue importante para convertirse en un auténtico icono de los 70. Pero tampoco hay que sobrevalorarla: no es un oasis en el desierto sino la confirmación de lo que vendría después. Incluso en el 1969 tenemos Bonny and Clyde que es la realmente rompedora con las convenciones anteriores.

    un saludo!

    ResponderEliminar
  58. Creo que está muy bien dicho: está enfocada a un determinado público y, fuera de él, la cinta y la ideología de la misma flojean mucho.

    ResponderEliminar
  59. Muchas gracias por comentar Francisco, yo también lo entiendo así. Un saludo

    ResponderEliminar
  60. Roxana nos ha mandado éste comentario a través del mail:

    Roxana

    Pues si una sola escena es tan importante ahí volvemos a caer en lo mismo de JFK.

    Vamos a olvidarnos de el rifle de Osweld, de Jack Ruby, de la diferencia entre inocente y no culpable y demás detalles y vamos a concentrarnos únicamente en la escena del juicio. (con esa sola basta) El hecho es que Stone se asegura de que el espectador no sepa nada de la versión de los hechos del abogado contrario, se asegura de negarle derecho a réplica, se asegura de que la única versión que exista en su film sea la de Garrison y el espectador no sepa NADA de porqué esa versión se consideró equivocada ante un juez y en un tribunal. ¿No?

    Si se puede decir:

    "Si tu no muestras las escenas del campo de futbol no pasaría nada, no tendríamos este debate. Pero si las muestras, debes llegar hasta el final y no cortar a medias alejando la cámara. Eso es maniquismo"

    Entonces porque NO se puede decir:

    "Si tú muestras las escenas de un juicio, debes llegar hasta el final y no ocultarle al espectador la versión de los hechos de la parte contraria: eso es maniqueísmo".

    No sé, no sé, si hay un error en mi razonamiento de que es maniqueo nagarle a la parte que defiende la tesis que tú quieres demostrar que es falsa todo derecho de palabra, y sólo mostrar lo que dice el abogado que defiende lo que tú quieres hacerle creer al espectador, EXLUYENDO lo que dicen los demás, entonces que me digan donde esta esa falla.

    Si no hay falla en ese razonamiento, y en efecto Stone es exactamente tan maniqueo cono Siegel, entonces... ¿Porque se dice que Stone no hace eso en su película?

    Y no me vengan conque para eso hay que comentar JFK aparte: estoy comparando dos escenas no dos películas, y no veo diferencia alguna entre lo que hace Stone y lo que hace Siegel.

    ¿O es que Stone nos muyestra algo sobre la versión de los hechos de la otra parte???

    ResponderEliminar
  61. Gracias por comentar Roxana: como dije anteriormente, yo en el caso de JFK entiendo que el juicio se dirige contra las grotescas conclusiones de la Comisión Warren y no contra el acusado en el juicio. De hecho así lo explica Garrison en la película, necesitan acusar personalmente a un miembro de la trama, pero ni mucho menos el objetivo principal es conseguir su enjuiciamiento. Es más bien una excusa para desmontar los postulados de la Comisión.
    Si rediriges tu argumento hacia la necesidad de explicar puntillosamente (porque sí se explica en rasgos generales a lo largo de la película mediante la investiación) los alegatos de la Comisión Warren, entonces tendríamos una película de 10 horas por lo menos.

    Entiendo que ya llegará el comentario de JFK en su momento, en la medida en que estamos cuestionando la dirección de Stone en JFK y no la de Siegel en Harry el sucio, más allá de la comparación de las dos escenas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  62. No soy partidario de comentar JFK porque me parece una peli flojilla, pero si comparamos estrictamente las dos escenas vemos que por más que el proceso sea simplemente un medio para desmontar las conclusiones de la comisión Warren, Stone no tiene más remedio (si quiere ser honesto) que darle un mínimo de derecho de palabra al abogado contrario…y no se lo da. Eso es maniqueo porque el espectador no se entera de porqué Garrison perdió su proceso, ni tiene opción de saber que fallas tiene su hipótesis. Y no las tiene solo porque a Stone no le da la perra gana de que las tenga, porque se asegura alevosa y cobardemente de que la otra parte (la que defiende la tesis contraria a la que él quiere “probar”) no tenga ni la más mínima opción de decir ni media palabra en su defensa.

    Eso es maniqueo y tramposo, independientemente de que el juicio no vaya contra Tommy Lee Jones, porque aún si el juicio es sólo un medio para poner en tela de juicio las conclusiones de la comisión, sea como sea, el negarle todo derecho de palabra al abogado contrario es absolutamente tramposo. Desde cualquier punto de vista es trampa. Pretender desviar con sutilezas el hecho de que hacer eso en una escena de cine se llama trampa, mucho más que lo que hace Siegel (porque te estás pasando por el forro el principio fundamental de que tienes que oír a las dos partes) no cambia eso.

    En todas las películas de este tipo el juicio es la parte más explotada de la película. Aquí Stone invierte los términos; le dedica mucho tiempo a la investigación y el juicio pasa de puntillas. Y no es casualidad que así sea, porque durante la investigación, como lo que esta es contando cómo se recolectaron los datos a favor de la tesis que Stone quiere “probar” no tiene que señalar los defectos ni los puntos débiles de ésta, sólo tiene que mostrar al espectador como fue que Garrison construyó su proceso.

    En cambio, en el juicio donde no tiene más remedio que aceptar cierto grado de ataques a la teoría “cierta” pues se sale por la tangente saltándose sin más ni más todo intento de mostrar los hechos que la contradicen.

    Y mucho ojo: para eso NO tiene que hacer un documental de 10 horas sobre la comisión, sólo tiene que decir porque el jurado consideró equivocados los alegatos de Garrison (¿¿¿Y es que acaso eso no es obligatorio si quieres jugar limpio pues???) decir porque el juez falló como lo hizo, y mostrarle al espectador lo que él tanto se empeña en ocultar: las razones de la parte contraria.

    Y para hablar de eso no tiene absolutamente ni media papa que ver con ni uno sólo de los tomos de la comisión, porque ya estaban terminados cuando el proceso tuvo lugar, así que no se puede defender a Stone con el alegato de que “Para mostrar todos los detalles de la comisón hubiera necesitado una película de 10 horas” porque ninguno de los razonamientos del abogado del personaje de Lee Jones (¡Ninguno!) pertenece a la comisión Warren: todos ellos tienen que ver con el proceso, sólo con el proceso, y nada más que con el proceso, por tanto, es falso que pertenezcan a la comisión.

    Tanto si la comisión hubiera tenido 3 páginas de largo, como si hubiera tenido 30 tomos de enciclopedia los alegatos del abogado que ataca la teoría que tu quieres “probar” no tienen ni media banana que ver.

    Una cosa es no mostrar todo lo que dice la comisión y otra cosa es no mostrar nada de lo que dice el abogado rival de Garrison…ninguna de cuyas palabras pertenece absolutamente para nada a la comisión Warren.

    ResponderEliminar
  63. Anónimo, tu comentario se coló en la carpeta de SPAM, lo he rescatado y podido publicarlo, si te vuelve a ocurrir espera un poco a ver si aparece y sino mándamelo al email que he colgado en la cabecera del blog.

    Gracias por tomarte un momento para comentar: a mí como thriller político me parece una buena película, porque más que el juicio importa lo que se cuenta por detrás, todo el desarrollo de la trama. De hecho Garrison pierde el juicio poruqe no tiene pruebas contra Jones. Lo único que puede hacer, y lo dice en la película, es utilizar el juicio como tarima para desmontar a la Comisión Warren.

    Puede ser un tanto maniqueo, no lo voy a negar vehementemente, pero es que no creo que sea importante para lo que nos quiere contar la película. Tiene una duración de casi 5 horas, sería imposible poner los argumentos de la Comisión. Además, en la medida en que Garrison las va rebatiendo, también se nos están presentando.

    Entiendo que omite los argumentos de la defensa porque no le interesan, ni al espectador le tienen que interesar. Lo que interesa a la hora de ver esa película es la teoría de la conspiración y su justificación. El alegato de la Comisión, que es implícito a la película, y la contra-argumentación de Garrison en el juicio, fundamentada por la investigación. Hubiera sido problemático y difícil incluir en la historia una 2º contra-argumentación a lo que dice Garrison. ¿Quién la hubiera mantenido? ¿El abogado de Lee Jones que aparentemente no tiene nada que ver con la conspiración? No le veo tanto problema a la película francamente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  64. De todas formas podríamos estar escapando del objeto de la crítica (que no es otro que Harry el Sucio) por lo que insisto en que tendremos tiempo de deabtir largo y tendido cuando llegue JFK.

    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  65. Roxana nos ha enviado este post por el mail: Perdón por la tardanza en participar, envié otro correo pero parece que no cayó. Espero que esté sí.

    Veamos, aquí estamos simplemente comparando dos escenas. Stan Smith dice que “Sobre JFK no puedo opinar porque no he visto la película ni me interesa mucho el tema, pero estoy de acuerdo en que si vas a hacer una investigación y las reglas del juego son que tienes patente de corso para saltarte a la torera todos los hechos que contradicen la idea que tú quieres demostrar y sólo pones los que sí los apoyan, pues siempre podrás "demostrar" que la tierra es plana, que el sol gira alrededor de la tierra y no al réves, etc.”

    A esto se responde que: “Sobre JFK estoy totalmente de acuerdo contigo, salvo que Stone no hace eso en su historia.”

    Pero luego se dice que “omite los argumentos de la defensa porque no le interesan, ni al espectador le tienen que interesar”.

    ¿¿¿Eso no es precisamente saltarse a la torera todos los hechos que contradicen la idea que tú quieres “demostrar” que es “cierta” y sólo poner los que sí la apoyan???

    Al fin y al cabo la comisión Warren nunca defendió la teoría del asesino único; simplemente concluyó que no había evidencias suficientes para acusar a nadie en concreto, según los requisitos que en una democracia exige el estado de derecho.

    Que (en ese sentido por lo menos) la comisión estaba en lo cierto queda demostrado precisamente porque Garrison no puede presentar pruebas fehacientes en contra de Jones.

    Ahora bien; si le vamos a exigir a la comisión Warren explicarlo todo (cosa que no hace) y la vamos a criticar porque no lo hace, (cosa que esta bien) entonces en buena lógica tenemos que exigirle a la teoría de Garrison (si es “verdad” lo que tanto alardea: que es la “cierta”) que sea capaz de explicarlo todo. Porque para eso es la “verdadera” y tiene por tanto que ser capaz de pasar la prueba de fuego de hacerlo. Si no lo hace debemos de criticarla también, si es que lo que nos mueve es "la búsqueda de la verdad"

    Y tampoco lo hace. No es capaz de presentar pruebas fehacientes contra nadie. Y no puede resistir los ataques del abogado de Jones (Que no pertenece a la conspiración y cuyos argumentos ni siquiera se relacionan con la comisión Warren)

    Mostrarle al público las lagunas, los defectos, y las inconsistencias de la teoría de Garrison es tan importante como mostrarle al espectador la violencia de Harry. No se puede decir simplemente que “omite los argumentos de la defensa porque no le interesan, ni al espectador le tienen que interesar”. Porque entonces esta claro que definitivamente sí que esta siguiendo al pie de la letra el principio de que “tengo patente de corso para saltarme todos los hechos que se oponen a la idea que yo quiero “demostrar” que es cierta”

    Y, por lo tanto, no se puede decir que “Stone no hace eso en su película”.

    ¿Por qué eso no es exactamente tan maniqueo y tramposo (o muchísimo más maniqueo y tramposo) que lo que se acusa de hacer a Siegel?

    ResponderEliminar
  66. Roxana gracias por comentar. Aviso a navegantes que éste sea posiblemente de los últimos comentarios que se responderán sobre JFK, en la medida en que el bedate se está bifurcando temerariamente hacia JFK, y ese no es el objeto de la crítica.

    Muchas gracias por tomarte un tiempo para comentar:

    Respecto de tu primer alegato: no, eso no es saltarse a la torera nada. Porque lo que Garrison hace es desmantelar la teoría de la bala mágica y del único tirador para defender la existencia de una conspiración. La acusación de Jones es un pretexto para poder presentar esa teoría y nada más. Si de algo peca la película es de inocencia por considerar que un Juez permitiría ese tipo de alegatos y pruebas que nada tienen que ver con la acusación particular a Jones.

    Roxana me parece que debes repasarte la historia que hay detrás de JFK: la Comisión no sólo defiende la teoría del asesino único sino que la presenta como los hechos probados, es más, lo fundamenta en la absurda teoría de la bala mágica (que realiza trayectorias inverosímiles para justificar los distintos disparos que recibieron las víctimas que iban en el descapotable).

    Yo personalmente a la Comisión Warren no le exijo nada, a Garrison tampoco y a Stone mucho menos. Creo que la película cuenta los hechos exhaustivamente. Si se pretende sacarle punta diciendo que no deja defenderse a Jones de las acusaciones, pues vale.
    Pero es un argumento absurdo por todo lo que he relatado anteriormente. Yo estoy convencido de ello, no pretendo que todo lector de ésta página comulgue con ello ni mucho menos.

    Realmente sí muestra las lagunas de la teoría de Garrison, ¿o acaso olvidamos que pierde el juicio?

    No tienen nada que ver Harry el Sucio con JFK, y mucho menos el forzadísimo ejemplo que planteas (y plantearon otros lectores antes). Porque en el caso de Siegel al expectador claro que sí le interesa ver esa violencia de Harry, que es el protagonista y quien se mueve durante toda la película al borde de la Ley, mientras que en el caso de Stone, lo que argumentáis como maniqueo, no es más que una circunstancia coyuntural de la historia. El núcleo fundamental de JFK no es el juicio. La razón de ser de JFK es todo el metraje, a excepción del juicio. Si no se entiende esto, no se podrá entender el JFK de Oliver Stone.

    Son mis reflexiones, no pretendo que todos comulguéis con ellas, pero tampoco esperéis que cambie de opinión 40 comentarios después.

    Un saludo y muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  67. Parece que no sólo tenemos escritores por el blog, también futbolistas internacionales: Steven Gerrard nos ha mandado este mail

    Steven Gerrard:

    (Este comentario no espera respuesta, sólo una lectura imparcial. No se espera que haya la obligación de responderlo)

    O sea, que si yo me fumo una película de más de tres horas y no me entero de porqué Garrison perdió su proceso, ni me dicen porque se considero equivocada su teoría, ni nadie me aclara ni media patata de porque fué que el juez fallo en su contra, pues es ¡Claro! porque eso a mí no me interesa para nada como espectador.

    Ah, pero si Siegel aleja la camára cuando Harry aparece en el campo de fútbol, entonces sí hay que comerse vivo a Siegel, entonces sí, Siegel es un tramposo, entonces sí, eso es maniqueo.

    Pero cuando a mí Stone me dice, "Mira, aquí yo decido qué es lo que a tí como espectador te interesa saber y que no, y he decidido que a tí no te interesa saber los defectos, ni los errores de la teoría que yo quiero "demostrarte" que es "verdad" así que me voy a asegurar de que tú no te enteres de lo que yo simplemente no quiero que tú veas" eso sí es un dechado de purísima virtud y honestidad.

    ¡Vamos! Hay que tenerle muchas ganas a Siegel y mucho amor a Stone para considerar defendible aplicar de esa manera la ley del embudo.

    Eso no es que sea imposible: a mí todos mis amigos me acusan de ser ciego a los defectos de John Ford e incapaz de ver las virtudes de George Lucas.

    Y tendrán razón.

    Pero una cosa es que a mí me guste más uno que otro, y otra cosa es que considere mas "honesto" a uno y más "tramposo" a otro

    Por mí no importa que no me contesten el comentario; estoy de acuerdo en que ya se ha hablado mucho de JFK me limito a expresar mi parecer (con el que tampoco espero que nadie se sienta obligado a congeniar) de que realmente se debería considerar tan "maniqueo" lo uno como lo otro. Lo digo porque no exijo que nadie me conteste, sino simplemente que me lean.

    Sobre Harry El Sucio pues es una película que muestra muchas veces la violencia de Harry y la diferencia entre los dos no es que Harry sea menos "violento" que Scorpio, sino simplemente que Harry se somente a los límites de la sociedad, y realmente trata de usar la fuerza en defensa del inocente (como en el caso de la chica) mientras que Scorpio la usa para su placer y para ganar dinero. Eso, más que el hecho de que uno sea más "violento" que otro es lo que los hace diferentes. Tiene el mérito de no ocultarle para nada al espectador los defectos personales de Harry, que ciertamente son muchos. Y de no ocultarle lo que es.

    Es mi parecer, y tampoco espero que nadie congenie con él. Pero tampoco me cierro en banda a aceptar ningún otro punto de vista. Quién quiera expresar otro modo de ver la película que lo haga. Esta en su derecho y para eso son los sitios como este. Mientras no se le falte al respeto personalmente a nadie ni se dirijan ataques personales, por mí que cada quién diga lo que quiera.

    ResponderEliminar
  68. Gracias por comentar Steven:

    Yo no le tengo muchas ganas a Siegel ni tampoco Stone, te puedo asegurar que ninguno de ellos se encuentra entre mis directores favoritos. Lo que hago es presentar datos objetivos y refelxionar sobre ellos, punto.

    Lo que dices de Harry y Scorpio es exactamente lo que pretendes contra-agumentar: la única diferencia se encuentra en la violencia que uno y otro aplican. Porque en ningún momento Harry se somete a los límites de la sociedad, la única diferencia es el tipo de violencia que uno y otro aplican. Si se quiere vivir en un Estado de Derecho tampoco debería ser un criterio diferenciador quien es el destinatario de esa violencia...

    "Tiene la virtud de no ocultarle los defectos de Harry al espectador": salvo cuando muestra una violencia desmedida en el campo de fútbol alejando la camarita : )

    Si insinúas que me cierro en banda, creo que podrías estar equivocado comentando en este blog si tiras piedras contra su moderador, pues podría sentirme insultado u ofendido. Una cosa es argumentar algo distint de un modo respetable y razonablemente, pero otra distinta es atacar personalmente al que escribe estos post.
    Realmente los sitios como éste están para comentar las películas que el moderador (que soy yo) propone en cada entrada, que es quien utiliza parte de su tiempo libre (muy escaso por cierto) para elaborar las críticas.

    Por eso insisto en que yo el tema de JFK lo dejo aparcado hasta su crítica.

    Un saludo y muchas gracias por pasar por el blog

    ResponderEliminar