Listado de películas por orden alfabético

En este link podréis encontrar las películas por orden, y más adelante por géneros y temas. Si seguís teniendo problemas para enviar los comentarios, podréis hacerlo enviando un correo a esta dirección: pirumod666@hotmail.com, indicando en el asunto del mensaje la palabra BLOG y la película que queréis postear. Actualmente hay 114 películas comentadas. En este link encontraréis el meme Escenas para recordar Tal vez os interesen mis colaboraciones en Ponte Cine Aquéllos comentarios que ostenten un contenido manifiestamente ofensivo, injurioso o discriminatorio, así como contrarios a lo previsto en la legislación aplicable, serán eliminados lo antes posible.

jueves, 24 de octubre de 2013

La Colina (The Hill)




"Somos el punto débil del sistema"



Como decía, antes de valorar cuáles han sido las películas más votadas de este año en el blog, así como la mejor crítica del ciclo anterior, me gustaría tomarme un tiempo durante el cual podréis disfrutar de una entrada a modo de "aperitivo", antes de meternos a tope con las elegidas por los votantes. He escogido una vuelta al bélico, pero con toques de cine negro, una película con una ambigüedad moral muy interesante y que espero nos haga reflexionar a todos en las noches de insomnio. También es un director que todavía no se había dejado ver mucho por el blog, y ya se estaba haciendo de rogar. Autor de películas como "12 hombres sin piedad", "Antes que el diablo sepa que has muerto", "Declaradme culpable" o "Serpico", La Colina es una película ambientada en la II Guerra Mundial, dirigida por Sidney Lummet y protagonizada por Sean Connery, estrenada en el año 1965. Resulta una película un tanto atípica en esto del género bélico, rozando otros sub-géneros del negro, como el carcelario, donde asistimos a un campo de castigo que los ingleses tienen en el Norte de África. Un campo que es dominado por la construcción de una colina artificial de arena del desierto, artificio que sirve a los mandamases del tinglado para imponer severos castigos a aquéllos soldados que se desvían del camino marcado.
Es en este contexto en el que se nos presentan la nueva hornada de desdichados que han dado con sus vidas en ese agujero del desierto: un viejo camorrista, un soldado de raza negra al que apresaron por robar alcohol a un oficial, un regordete experto del estraperlo, un bisoño soldado objeto de burlas y pullas por el sargento de turno, y el bueno de Sean, una especie de alter ego del Kirk Douglas que vimos en Senderos de gloria, desde el momento en que se enfrenta a sus oficiales para salvar a sus hombres (pero ésto lo iremos descubriendo poco a poco). Película coral, por tanto, pero en la que Connery tendrá un peso fundamental desde el momento en que se convierte en el pilar desestabilizador de la sádica lógica con la que funciona el campamento (desde las carnicerías psicológcias que se apunta el sargento Williams, hasta la ignorancia e indiferencia que muestra el Mayor al mando del campo).

La verdad es que resulta una verdadera lástima tener que criticar una película que parece presentar unas cartas tan interesantes de inicio: conflictos morales, el ambiente bélico de fondo en un plano militar, buenas actuaciones, muy buenos diálogos (inteligentísimos, muy al estilo de El motín del Caine) y un final a la altura de su director. La fotografía en blanco y negro es magnífica, y los movimientos de cámara subiendo y bajando la colina hacen que el espectador sude a la par que los condenados. También alguna secuencia magnífica como la ida de olla del soldado negro, el motín en los cuarteles y su superación por el segundo oficial al mando del campo, así como las conversaciones a tres bandas entre el doctor, el MayorWilson, y el sargento Williams. Y es que hay que señalar que la primera hora de película es auténticamente infumable, un pestiño de tomo y lomo que casi hacen al espectador darle al pause y dedicar su vida a menesteres más interesantes: si realmente era necesario emplear una hora entera de metraje para introducirnos en la rutina de los prisioneros, la rutina de los castigos, sinceramente no lo sé. Quizás ayude a ver como son destrozados psicológicamente los personajes del film, el problema es que el espectador puede acabar del mismo modo... Y lo cierto es que sería un gravísimo error abandonarla a su suerte sin llegar a los créditos finales, pues es a partir de esa primera hora cuando la cosa se pone interesante y surgen los debates que Lumett nos quiere presentar: el régimen carcelario de los excluidos del ejército aliado, la deshumanización de la guerra vista desde otro punto de vista y los duelos de ingenio entre los principales protagonistas. Unas secuencias ésta últimas en las que Lumett se luce a base de bien, dejando que la historia fluya narrativamente por sí sola, casi como si la hubiese constreñido durante una larga hora y ésta quisiese huir de su cautiverio, tal como pretenden los soldados encerrados en esa colina. Una colina que se convierte en un personaje psicológico de la historia, con una entidad propia brutal que anula a estos hombres como si fuesen niños.

La Colina es una especie de mezcla de géneros, por un lado el carcelario, con su propio motín incluido (de las escenas más brillantes con las que cuenta en su haber), así como el del bélico psicológico, pero también circula en el sub-género de la instrucción: películas como Tigerland o La chaqueta metálica, donde observamos a un grupo de inocentes que serán maltratados por sus sargentos para eliminar cualquier asomo de humanidad en los que serán las futuras y perfectas máquinas de matar. Algo de esto hay, aparecerá de nuevo la figura del infatigable sargento de compañía que hace la vida imposible a los hombres bajo su cargo, en éste caso a uno en concreto con difíciles consecuencias. Es el resultado de éste comportamiento el que desatará la segunda parte, y realmente interesante, de la película: el desencadenante del enfrentamiento directo entre estos hombres y sus superiores. Plantea diversas cuestiones al respecto, por ejemplo, hasta qué punto deben cumplirse las órdenes en un ambiente espartano como el que plantea la película, y hasta qué punto puede llegar la mente humana al ser sometida a determinadas vejaciones y torturas. Unos no pueden más y acaban convirtiéndose en autómatas, mientras que otros rompen las esposas que los mantenían obedientes y mansos como corderitos, para denunciar la situación. Quizás la grandeza de la película resida en su final, una secuencia que acaba en un fundido en negro con las letras relucientes THE END que nos presagia un mal augurio.

Es curioso porque, al ver críticas en la red, he observado que en páginas de renombre que gustan a otorgar calificaciones por parte de sus visitantes a las películas que tienen en catálogo, la puntuación de La Colina ostentaba un excesivo 7.2. La verdad es que puede ser un tanto exagerado, pero sin duda es una historia muy recomendable para el amante del cine de Lumet y de la IIGM desde la rara avis que supone asistir a un campo de prisioneros aliado.....para soldados aliados!!. Una buena película, merece la pena por recordar a un maestro entre maestros de la dirección, si superáis la primera hora de visionado, ojo.

15 comentarios:

  1. Pues a mí me aburrió a morir. Creo que eres muy generoso con esta película. Atrapen al gringo de Mel Gibson es un ejemplo de cómo hacer bien las cosas en este tipo de género.

    Pero me gusta mucho ver que tu página ya funciona. Yo pensaba que ya no lo hacía, que había cerrado, vamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo, gracias por el comentario, discutíamos precisamente Von Kleist y yo en su página, en la entrada dedicada a ésta película, sobre su evaluación. Él le dedicaba un 5, mientras que yo creía que debía ser más generoso hasta un 6 raspado, pero no más. Me pasa igual que contigo.
      Me temo que no vi la peli de Gibson, ya lo diré en su momento.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Hola, Piru. Yo hace mucho que no veo esta película y creo que tan sólo la he visto una vez. Pero recuerdo perfectamente que me gustó, me pareció muy original y efectiva. No recuerdo que me aburriera en ningún momento, pero ya te digo que hace mucho tiempo que la vi, no sé cómo habrá envejecido.
    Lumet me parece uno de los grandes del cine y creo que no se le ha llegado a valorar como bien merece. Ya con su extraordinario debut con sus doce hombres sin piedad es para pensárselo, me parece un gran contador de historias.
    Me alegra que le hayas dedicado una entrada a "La colina". No es un título que se suela ver mucho por ahí y creo que se merece más popularidad.
    Un saludo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Clementine, un placer leerte y gracias por el comentario. La película es original, sin duda, yo no recuerdo haber visto una temática similar en mucho tiempo, y la dirección es Lumet, no un cualquiera, esos dos datos ya hacen que sea interesante verla aunque sea una vez en la vida.
      Estoy de acuerdo contigo en que está un tanto olvidado, me pasa igual con Sidney Pollack. Y doce hombres sin piedad es una auténtica obra maestra, se comentará sin duda.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Me sorprende ver que la página sigue activa: yo creía que estaba cerrada. Me gusta que haya empezado de nuevo a comentar películas.

    Totalemente de acuerdo conque la de Mel Gibson es mejor pero esta tampoco esta tan mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rebeca, gracias por comentar, ya ves que seguimos dando guerra jejeje.
      Echaré un ojo a la de Gibson.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Buenas Piru

    Ya te comenté mas o menos lo que pensaba en mi blog. La peli tiene un gran lastre y es que taaaan lenta en su primera mitad que, cuando levanta algo el vuelo en la segunda, el espectador ya está anestesiado. Y como dices, tiene algunos diálogos y secuencias bastante buenos, pero en conjunto, es demasiado plumbea.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Von Kleist, un placer leerte de nuevo. Nada que añadir a tus palabras, es una pena ese comienzo, se echa de menos algo más de ritmo o un recorte de esa parte del metraje.

      Un saludo

      Eliminar
  5. Pues yo también creía que tu página ya no estaba activa, Piru. Me gusta ver que sigues haciendo críticas de cine.

    Personalmente creo que la segunda parte es un poco tramposa en el sentido de que hace las reflexiones que el director quiere, pero no muestra la contraparte, es decir, los personajes debaten en un sólo sentido (el punto de vista que el director quiere) y no se muestra nada del otro punto de vista; digamos que es algo manipuladora. La de Mel Gibson me parece más honesta.

    Pero me gusta la caracterización de Sean Connery.

    ResponderEliminar
  6. De todos modos si quieres puedes leer otra critica de cine muy interesante aquí:
    http://fantomas-cinemascope.blogspot.com/2008/01/hill-cuando-la-guerra-no-solo-se-lleva.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Liv, gracias por tu comentario, y por el enlace a la crítica que me ha parecido realmente completa, echaré un ojo a esa página.

      No paramos en esto de las críticas de cine jeje, aunque el ritmo de posteo baje un poco junto al tiempo libre, me temo.
      La verdad es que en el momento que la vi no me pareció ni maniquea ni manipuladora para nada. ¿En qué sentido lo dices? Creo que la parte menos maniquea del contraargumento a Connery se sitúa en el Mayor Wilson. Creo que la película es una crítica al abuso de poder, los tratos vejatorios en una cárcel y también el racismo. No entiendo en qué sentido cae en maniqueismo. Recuerdo una película alemana que explicaba esto mismo de un modo muy revolucionario, basada en hechos reales, El experimento. Se comentará.

      Un saludo

      Eliminar
  7. Catherine Zeta Jones31 de octubre de 2013, 22:08

    Yo también pensaba que tu página no esta funcionando. Me sorprende gratamente ver que estás de vuelta a las andadas.

    De esta película me gustó mucho el final. Sin embargo creo que la de Mel Gibson la supera.

    De todos modos es una buena muestra de como Connery supo dar una vuelta a sus caracterizaciones tradicionales y mostrar un nuevo estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Catherine, encantado de leerte de nuevo por aquí, gracias por el comentario. El caso es que Connery se volvió como loco para reciclar su figura frente a un encasillamiento como James Bond, No sólo hizo éste papel, ya de por sí bastante interesante por su vis interpretativa, sino que también lo veríamos como un frío asesino y como el galán de turno en la flojilla "Marnie la ladrona".

      Un saludo

      Eliminar
  8. Gran película Piru, a mi me gustó mucho. La puesta en escena de Lumet es soberbia y la historia general es tremenda. Para rematar, ver a un Sean Connery joven alejado de James Bond y haciendo un papelón es todo un regalo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cutlas, gracias por pasarte y comentar. Nada que comentar a tus palabras, las suscribo salvo el tema de la falta de ritmo al inicio, es una verdadera lástima porque es una hora tras la cual la cosa se pone muy interesante. La segunda parte de la película me parece a la altura de El motín del Caine y de Senderos de gloria (ambas comentadas en la página).

      Un saludo

      Eliminar